21 de mayo de 2016
21.05.2016

La diputación desatasca ocho años después el pago de unas obras de La Pobla

El consistorio que dirige Neus Garrigues recibirá más de 166.000 euros con los que costeará las sentencias en contra por el impago de las reformas

21.05.2016 | 12:43

El nuevo equipo de gobierno de la Pobla Llarga, que comanda la socialista Neus Garrigues, ha conseguido desatascar un convenio que se acordó en octubre de 2008, en tiempos de Alfonso Rus como presidente de la Diputación y Rafael Soler como alcalde de la localidad. Por ello, el municipio recibirá, mediante un convenio singular, los 166.410,12 euros que costaron las obras de adecuación de acceso al pueblo y la rotonda que conecta con el polígono. Con este dinero se aliviará una de las sentencias que tiene el ayuntamiento poblatano, por el impago de estas obras, mientras los intereses generados los pagará el consistorio. Ocho años después de que la Diputación que entonces presidía Alfonso Rus acordara subvencionar, mediante un convenio, las obras de adecuación del acceso a la Pobla Llarga y la rotonda que conecta con el polígono industrial, la nueva alcaldesa, Neus Garrigues, y la Diputación que hoy preside Jorge Rodríguez han desbloqueado el pago de los 166.410,12 euros que costaron las obras, un dinero que nunca llegó a la Pobla Llarga en tiempos de Rus y del entonces alcalde y todavía diputado provincial Rafael Soler.
El impago de las obras provocó la denuncia de la empresa constructora, que desembocó en una sentencia firme que viene asfixiando al Ayuntamiento de la Pobla Llarga desde hace aproximadamente un lustro. Dicho impago ha generado unos intereses que sitúan la cantidad a liquidar por parte del consistorio por encima de los 200.000 euros.
Con la firma del convenio entre el ayuntamiento y el área de Carreteras de la nueva Diputación, que dirige Pablo Seguí, la Pobla Llarga recibirá los 166.410,12 euros para pagar a la constructora. Los intereses los costeará el consistorio, según la propia alcaldesa, Neus Garrigues, muy satisfecha con la celeridad con la que los nuevos gestores de la corporación provincial han desatascado un problema que el municipio venía arrastrando durante casi una década.
«Desde que accedimos al ayuntamiento en junio del año pasado hemos tratado de solucionar este tema, que es uno de los que nos ahoga económicamente», aseguró ayer la alcaldesa, que destacó la predisposición al diálogo y a resolver definitivamente un convenio que se venía arrastrando desde 2008.
Por su parte, el diputado de Carreteras, Pablo Seguí, quiso explicar que el convenio acordado por sus predecesores se fue modificando sucesivamente cada vez que las obras cambiaban de estado y pasaban de la licitación a la ejecución y posteriormente a la entrega. «El caso es que estaba enquistado y nunca llegó a firmarse. Ahora se encuentra ya en el Ayuntamiento de la Pobla Llarga para que puedan disponer del dinero que les corresponde y liquiden el importe de las obras», concluyó Seguí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine