03 de junio de 2016
03.06.2016

Cullera enseña el sabor del agua

Más de un centenar de vecinos participan en una cata a ciegas que pretende desacreditar muchas falsas creencias

03.06.2016 | 08:17
Cullera enseña el sabor del agua

Ni insípida ni inodora. Saber diferenciar las propiedades del agua fue uno de los objetivos de la cata a ciegas de aguas que organizó ayer el consistorio. Los vecinos probaron agua mineral embotellada, agua recogida en pozos o procedente de desaladoras. Todo para acabar con un tópico, el que dice que el agua es incolora, insípida e inodora.

Concienciar a jóvenes y a los no tan jóvenes de la necesidad de cuidar el entorno es, sin duda, una de las principales acciones que se deben de promocionar. Uno de los temas que copan la actualidad es la calidad del agua. Años de contaminación en los pozos de los que se ha abastecido la Ribera para consumo humano han dejado un reguero de prejuicios sobre la calidad de la propia entre los vecinos, especialmente sobre el sabor o los efectos que tiene sobre la salud de las personas. Cullera no es ajena a esta situación, por ello el ayuntamiento y la empresa mixta municipal Aigües de Cullera organizaron una cata a ciegas de agua para que los ciudadanos puedan despojarse de muchas falsas creencias.

Las más de cien personas que se acercaron hasta la carpa ubicada en los Jardines del Mercado tuvieron la oportunidad de probar hasta seis clases diferentes de agua. Tras realizar la cata a ciegas, se les ha realizado una encuesta en la que han valorado desde el aspecto visual hasta el olfativo o el sabor del líquido.

Los expertos en calidad del agua de Aigües de Cullera y de Interlab, laboratorio acreditado dedicado al análisis de las aguas de consumo humano, estuvieron enseñando a todos los ciudadanos que lo desearon cómo diferenciar las propiedades organolépticas del agua. Entre las muestras, se pudieron degustar aguas minerales embotelladas y aguas captadas de origen superficial de pozos, aguas procedentes de desaladoras y, asimismo, una mezcla de varias. Todas ellas numeradas de forma que la cata se realizaba a ciegas, sin que el participante supiese, inicialmente, qué agua es la que está probando.

Los participantes en esta cata tan «especial» mostraron un especial interés, no solo por la procedencia de las aguas, sino por las características de las mismas, incidiendo en una cuestión muy interesante y que quizás rompía el tópico de que el agua es incolora, insípida e inodora: las aguas se pueden diferenciar y de muchas maneras.

Es la primera vez que se realiza una cata de aguas en Cullera, una actividad en boga en los últimos tiempos, especialmente en zonas afectadas por la falta de agua como la provincia de Alicante.

Laura Gascón, Gerente de Aigües de Cullera destacó que «estas acciones tienen la doble misión de acercar la compañía y la labor que desarrolla a toda la sociedad; a la vez que se conmemora una fecha significativa para Aigües de Cullera que siempre ha trabajado para garantizar el uso eficiente y sostenible del agua, así como para proteger el medio ambiente». También se aprovechó para dar consejos de consumo a los usuarios. Por ejemplo, se les indicó que si beben agua del grifo y quieren que tenga menos presencia de cloro pueden dejarla en una jarra al aire libre para que se evapore.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine