14 de junio de 2016
14.06.2016
Alberic

El vandalismo vuelve a dañar la Muntanyeta

El ayuntamiento acelerará la instalación de cámaras de vigilancia como método preventivo

14.06.2016 | 00:19
El vandalismo vuelve a dañar la Muntanyeta

La Muntanyeta de Alberic ha vuelto a ser víctima del vandalismo. Este sábado por la noche, un grupo de desconocidos destrozó las puertas de madera que dan acceso al paraje, a la altura del pabellón polideportivo. Los vecinos dejaron constancia de su consternación en las redes sociales; mientras tanto, el ayuntamiento hizo un llamamiento al civismo y anunció que priorizará la instalación de cámaras de vigilancia en el paraje.

El aumento de vigilancia en la zona parecía que sería suficiente para evitar más actos de vandalismo, pero no ha sido así. Las puertas de madera que dan acceso a la Muntanyeta aparecían derrumbadas en lo que el alcalde, Toño Carratalà, ha calificado de un «acto a consciencia, para el que se requería mucha fuerza». Por lo tanto, la hipótesis de que se tratase de un accidente aislado queda descartada: «No es posible que alguien le haya dado un golpe con el coche ni nada por el estilo, ha tenido que ser un grupo de tres o cuatro personas ya que hablamos de puertas grandes y ancladas fuertemente», ha explicado el alcalde.

El ayuntamiento tenía entre sus inquietudes la instalación de cámaras de vigilancia en la Muntanyeta y la ciudadanía, tras rechazar estos actos en la página de Facebook del ayuntamiento, vería con buenos ojos que se llevara a cabo este cometido. Después de los hechos, Carratalá reconoce que «se ha convertido ya en una prioridad, se han pedido los presupuestos pertinentes y se colocarán más pronto que tarde», asegura el alcalde.

Gamberrismo con antecedentes

Si el ayuntamiento ha destinado fondos a aumentar la vigilancia y piensa destinar más la instalación de cámaras es por el simple hecho de que la Muntanyeta ha sufrido este tipo de actos delictivos con mucha frecuencia. Sin ir más lejos, el pasado mes de abril se produjeron diversos destrozos en el lugar: Plantas y macetas hechas añicos, sistemas de riego arrancados de cuajo y las farolas del Camí del Guix rotas a pedradas.

Pero aquellos no fueron los primeros actos de este tipo en la Muntanyeta. En febrero de 2014 ocurrieron una serie de acontecimientos parecidos, que tampoco sucedían por primera vez. Las farolas del lugar han sido foco de ataques vandálicos en incontables ocasiones. Por aquel entonces, Carratalá señaló que los actos eran un «boicot» y un «sabotaje».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine