12 de enero de 2018
12.01.2018

Alivio entre los apicultores al descartarse la llegada de la avispa asiática a la comarca

Los expertos no encuentran pruebas concluyentes para confirmar la presencia en La Barraca de la temida especie invasora

12.01.2018 | 04:15
Los bomberos al quemar el nido de avispas localizado en la Barraca.

El temor a que el nido destruido el martes por los bomberos en la Barraca d'Aigües Vives c0rrespondiera al primer caso de avispa asiática («Vespa velutina») detectado en la Comunitat Valenciana se disipa. Fuentes de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente indicaron ayer que el propio Consorcio de Bomberos, que inicialmente suministró la información, ha descartado que se tratara de esta especie invasora, mientras que desde este organismo, aunque no se mostraron tan taxativos, admitieron que tras los contactos mantenidos con la conselleria y después de analizar las características del nido, éste no se correspondería con los que forma la avispa originaria del sureste asiático.

Las fotografías que esperaban los veterinarios para determinar de qué tipo de avispa se trataba tampoco aparecieron ayer -sólo ha trascendido una del nido ya quemado- y fuentes consultadas señalaron que, en principio, se descarta que sea un foco de avispa asiática al no haber pruebas concluyentes ni una explicación técnica que pudiera justificar su presencia en la Barraca.

Los apicultores respiran aliviados ya que la avispa asiática causa estragos entre las abejas. «Que sea un positivo o negativo cambia mucho, nos ha tocado la lotería», comentó Miguel Mahiques, presidente de la Agrupación de Defensa Sanitaria Apícola Apival. Este apicultor de la Barraca ya había alertado de que si se confirmara la presencia de esta especie invasora en la zona sería un desastre para el sector. Mahiques pidió prudencia para evitar que se repitan este tipo de alarmas y recordó que son los técnicos los que deben determinar de qué especie se trata.

Cabe señalar que la Policía Local de Alzira recibió el miércoles por la noche un nuevo aviso de un panal de grandes dimensiones en la partida de Vilella que también fue destruido por los bomberos aunque, en esta ocasión, sí se tomaron muestras que permitieron constatar ayer que se trataba de una avispa autóctona.

Fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente explicaron que la expansión de la «Vespa velutina» en territorios climáticamente favorables para la especie, es decir, ambientes templados, terrenos altos y frescos, ha sido muy rápida en Europa, aunque subrayaron que normalmente evita las áreas donde predominan las coníferas. En esta línea indicaron que los territorios mediterráneos secos, donde predominan las coníferas, constituyen según los modelos de idoneidad climática para la especie «hábitats poco favorables para su establecimiento». Los técnicos, no obstante, indicaron que en la Comunitat Valenciana hay algunas localidades en las comarcas de Els Ports y la Tinença de Benifassà que sí reúnen condiciones potencialmente muy adecuadas para su establecimiento.

La conselleria, en una labor de prevención, realiza un seguimiento e identificación de las especies de avispa, con especial énfasis en la Tinença de Benifassà y el norte de Castellón. Estas fuentes indicaron que el avispón asiático es fácil de reconocer pues es el único en Europa que presenta un aspecto tan oscuro, si bien existen especies autóctonas de avispas con coloraciones y tamaños similares que pueden llevar a confusión.

Una especie con la que habitualmente se confude es con la «Vespa Crabro» y, de hecho, en Galicia, donde la «Vespa velutina» está mas extendaied, se alertó de que la alarma generada por la especie invasora estaba provocando la destrucción de numerosos nidos de la especie autóctona que no representa ningún peligro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine