05 de abril de 2018
05.04.2018

Alfarp restaura la torre árabe para convertirla en un espacio museístico

? El alcalde quiere acabar este año las obras tras más de una década de trabajos ? El torreón será visitable y exhibirá piezas arqueológicas

04.04.2018 | 23:17
La torre del castillo de Alfarp, con el exterior ya restaurado.

La torre árabe de Alfarb, sometida a un intenso proceso de restauración que dura más de una década y en el que ya se han invertido 600.000 euros, se convertirá en un espacio museístico. Esa al menos es la aspiración del ayuntamiento, que pretende aprovechar el atractivo histórico y paisajístico del municipio para explorar la vertiente turística. Del viejo castillo, que remonta sus orígenes al siglo XII, sólo queda en pie ese majestuoso torreón que estuvo encajonado entre viviendas. El monumento fue declarado Bien de Interés Cultural en 2001.

La torre es cuadrada y está envuelta de pequeñas dependencias construidas también con argamasa y mampostería. En su base se encontraron lápidas con inscripciones latinas, aunque los especialistas no han podido precisar si este hallazgo prueba su origen romano o si más bien se trata de un reaprovechamiento de materiales para construir muros de incuestionable factura musulmana. No obstante, tampoco puede descartarse que se trate de una fortaleza feudal que usara métodos constructivos árabes.

El proceso de restauración está muy avanzado. El alcalde, Santiago Cervera (Compromís), precisó ayer que falta acabar el pavimento, una escalera y los accesos. Espera concluir este año las obras con una ayuda de los fondos Feder y con subvenciones de la Diputació. Despúes se concretará cómo se transforma en un museo y qué piezas pueden exponerse.

La restauración se ha realizado por fases. La actual es la novena. Las obras han avanzado en función de las ayudas conseguidas por los sucesivos gobiernos municipales. Cervera ha puesto su empeño en terminar el proyecto y en hacerlo visitable. «La idea es exhibir allí los hallazgos arqueológicos del municipio», concreta.

La vicepresidenta de la Diputació, Maria Josep Amigó, visitó las obras el pasado 23 de marzo y respaldó el interés del ayuntamiento «para poner en valor la torre, poder enseñarla al pueblo y abrirla como museo, si es posible». Amigó admitió que teniendo en cuenta que Alfarb «es un pueblo que visita mucha gente que hace ciclismo, por ejemplo, también entendemos que es un reclamo turístico importante»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine