24 de abril de 2018
24.04.2018
Programa pionero

Lanzan miles de machos esterilizados para combatir la plaga del mosquito tigre

El programa pionero de la conselleria de Medio Ambiente libera los primeros insectos en Polinyà - Se reparten en zonas sensibles, próximas al Xúquer y a las acequias - La medida evitará que puedan reproducirse

24.04.2018 | 20:59
Uno de los recipientes utilizados durante la campaña de seguimiento del mosquito tigre en Polinyà.

Miles de machos estériles de mosquito tigre ya campan a sus anchas por Polinyà de Xúquer. Se trata de un programa pionero que lleva a cabo el Consell junto a los ayuntamiento de Polinyà y de la localidad vecina de Albalat de la Ribera, aunque en esta última no se han liberado ejemplares de díptero. Durante las próximas semanas, los técnicos esparcerán insectos de manera progresiva como medida para frenar el avance de una de las plagas más temidas de la época estival.

El control de los lugares de puesta, los tratamientos larvicidas («Bacillus thurigiensis») y adulticidas, así como los sistemas de autoprotección (repelentes, mosquiteras?) son las medidas convencionales para el control del mosquito. Sin embargo, no resultan suficientes, ya que cada vez son más los municipios afectados. La Técnica del Insecto Estéril (TIE), nombre específico que recibe el novedoso procedimiento, busca que el macho puesto en libertad se aparee con las hembras silvestres, lo que hace inviable la reproducción. Por lo tanto se trata de una metodología respetuosa con el medio ambiente y cuya principal virtud es la especificidad, ya que está dirigida únicamente a una especie en concreto, según señalan los técnicos. En ese sentido, hay que hacer hincapié en que este proyecto se centra en la lucha contra el mosquito tigre, no contra otros mosquitos.

Antes de soltar los insectos, se estudió la población de mosquito tigre que existía en ambos municipios. «Se mapeó todo el pueblo para poder detectar las zonas más sensibles», concretó ayer el alcalde de Polinyà, Òscar Navarro, a lo que añadió: «Algunos de los lugares más sensibles se encuentran en las proximidades al Xúquer y en el lado opuesto, donde hay varias acequias».

Para ello se instalaron dos tipos de trampas en ambas poblaciones: 130 de ovoposición para recoger huevos y otras 12 trampas para recoger insectos adultos. Todo ello, al mismo tiempo que se criaban los machos esterilizados. De este modo, puede conocerse el grado de incidencia y, durante este año, comprobar si se reduce en la localidad en la que se sueltan los machos estériles.

Colaboración vecinal
Los mosquitos liberados en Polinyà se emparejarán con las hembras silvestres y los huevos puestos por éstas no darán lugar a descendencia. Tanto el consistorio como la conselleria han incidido en que los machos no pican, tan solo lo hacen las hembras, por lo que los vecinos no se ven afectados por la puesta en libertad de los insectos. Además, el propio alcalde explicó que el proceso es prácticamente imperceptible para las personas: «La suelta se realiza por la mañana, muy pronto. Además, de manera progresiva. Comenzó la semana pasada, con cantidades pequeñas, y poco a poco aumenta la cifra de ejemplares que se liberan. Pero la población puede estar tranquila, aunque parezca mucho, en una caja de zapatillas caben miles de mosquitos».

El consistorio que encabeza Navarro manifestó su intención de contar con el apoyo de sus vecinos: «Se ruega la colaboración de los ciudadanos, evitando acumulaciones de agua para que no críen los mosquitos y respetando las trampas que nos permitirán conocer mejor el problema. Durante los próximos días se repartirán trípticos y se realizará una jornada informativa para los ciudadanos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine