01 de mayo de 2018
01.05.2018

Sueca defiende la gestión del mosquito tigre frente a las críticas del PSOE local

El Consorcio empieza los trabajos preventivos esta semana Los socialistas reclaman más acciones «por las especiales características del término municipal»

30.04.2018 | 22:16
Trabajos de desinfección realizados en los últimos veranos en la Ribera Baixa.

El gobierno de Sueca salió ayer al paso de las críticas del PSOE sobre la gestión municipal en la erradicación del mosquito tigre y la mosca negra y defendió que desde el año 2016 actúa de forma muy activa en el Consorcio de la Ribera en la lucha y el control de los vectores, incorporando nuevos municipios al proyecto de forma que se refuerza el trabajo. Las actuaciones de este año empezarán en el municipio esta misma semana a cargo de la empresa Lokímica SA.

Así lo anunció el consistorio tras las críticas vertidas por el grupo socialista de Sueca, que consideró urgente la intervención para paliar los efectos de las plagas. «Nos tememos lo peor al no haber llevado a cabo ninguna acción preventiva», manifestó el portavoz socialista, Dimas Vázquez, quien adujo: «Las especiales características del término municipal de la capital arrocera hacen necesaria una mayor dedicación y refuerzo en nuestra ciudad en pro del bienestar de nuestros vecinos».

Actuaciones

En respuesta a las afirmaciones del PSPV-PSOE , el departamento municipal de Medio Ambiente aseguró que todas las actuaciones son preventivas: «Atacamos los huevos y las larvas con el fin de que no lleguen a convertirse en adultos en el caso del mosquito tigre. Y es en los domicilios particulares donde más se generan estos insectos. En las calles ya se tratan las alcantarillas y se hacen analíticas para detectar huevos y larvas. Para los mosquitos adultos, el tratamiento se hace en lugares alejados de la población y con los permisos correspondientes».

Explicó que el consorcio ha puesto en marcha un proyecto piloto a los municipios de Albalat y en Polinyà, como ya adelantó Levante-EMV, que consiste en una suelta de mosquitos machos que han sido tratados para convertirlos en estériles, de forma que no puedan fecundar a las hembras, para frenar su reproducción. En cuanto a la mosca negra, el procedimiento es atacarla en los lugares donde hay agua con vegetación. Se hacen inspecciones de los focos y también se tratan preventivamente.

«Lejos de la inacción estuvo el Ayuntamiento de Sueca la temporada pasada, que obtuvo, en base a su insistencia, un tratamiento aéreo extraordinario que se solicitó a la conselleria, desde Alzira y hasta Cullera, siguiendo el recorrido del cauce del Xúquer donde se habían cartografiado previamente los focos más importantes», adujo ayer la edil Isabel Jiménez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine