08 de agosto de 2015
08.08.2015

La marea del tapeo

Vecinos y turistas disfrutan de la gastronomía local en una iniciativa que cada día gana más adeptos

07.08.2015 | 22:31

Una moda en alza. Ríos de veraneantes transitan las calles de la playa de Tavernes de la Valldigna cada miércoles por la noche. Van de tapas por los locales de la zona. La moda no es nueva pero sorprende que su aceptación cada vez sea mayor. Los establecimientos están encantados de servir casi 7.000 tapas en unas horas

Llega el miércoles por la tarde noche y la playa de Tavernes de la Valldigna se viste de Tapa. Desde hace unas semanas, varios restaurantes y bares de la costa vallera ofrecen a los veraneantes una tapa y una bebida al precio de 2,50 euros. Es lo que se conoce como la «ruta de la Tapa». La iniciativa no es nueva, pero sí su repercusión. Aunque hace varios años que se lleva a cabo, nunca antes se habían visto los locales tan llenos como este verano.

En esta iniciativa participan los restaurantes Mediterráneo, Calipso, Casa Don Pepe, la Taverna, Tropical, Luna Park, San Bernardo y Los Delfines. Están situados de norte a sur de la playa, por lo que alcanzan todos los rincones del casco urbano, dando así servicio a todos los veraneantes.

Solo la noche del pasado miércoles, entre todos ellos fueron capaces de cocinar y servir cerca de 7.000 tapas.

La arteria principal de la playa de Tavernes, la avenida de la Marina, se convierte en un ir y venir de gente que, desde una punta a otra de la costa se desplaza para degustar las tapas que ofrecen estos establecimientos. Ríos de gente que aprovechan sus vacaciones y, sobre todo, el buen tiempo para disfrutar de la vertiente gastronómica del turismo vallero.

Un grupo de personas, fieles a la cita, explicaba a Levante-EMV que se trata de «una forma diferente de pasar estas tórridas noches de verano». Otro residente, esta vez desde Madrid, decía «alegrarse» de que «en Valencia se esté impulsando la cultura de la tapa, algo que en la capital es habitual».

Otro vecino de Valladolid explicaba que «cada miércoles vamos a un sitio diferente, nos gusta probar cosas nuevas».

Y es que los establecimientos adheridos a esta campaña, que finalizará en septiembre, cada semana se esmeran en ofrecer a los clientes platos diferentes y de calidad. «No son tapas al uso, nos esmeramos y trabajamos de semana en semana para poder deleitar a los que nos visitan, si la semana que viene vuelven, será buena señal», apuntaba uno de los hosteleros.

Playa, vacaciones y una tapa son una propuesta diferente para pasar las vacaciones en la costa vallera y una gran apuesta de los comerciantes por la temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine