13 de septiembre de 2015
13.09.2015

La plaga del cangrejo americano ya es visible hasta en las carreteras

Los ejemplares se desplazan en procesión por la Ribera Baixa Los agricultores exigen un control de la población porque daña las plantaciones

12.09.2015 | 23:20
La plaga del cangrejo americano ya es visible hasta en las carreteras

Una vistosa procesión recorre estos días los caminos rurales de Cullera y Sueca. Su protagonista es el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) que, desde hace aproximadamente una semana, campa a sus anchas por los caminos que rodean estas dos poblaciones de la Ribera Baixa e, incluso, su peregrinación se ha extendido por la N332.

La presencia masiva de muchos de estos cangrejos por los caminos se debe a que este animal suele desplazarse tras un periodo de lluvias, como el que afectó a la comarca hace unos días, según detallaron desde la Conselleria de Medio Ambiente.

Perfora motas

El presidente de la Comunitat de Regants de Sueca, José Pascual Fortea, lo califica de «plaga» y asegura que los arroceros se ven perjudicados por su presencia porque «agujerea las motas» que sirven para conducir el agua por los campos y se mete por dentro de la maquinaria agrícola. «Hace mucho daño», sentenciaba Fortea. Pero tanto los regantes como la Conselleria de Medio Ambiente ya se han resignado a convivir con esta especie invasora.

Fortea explica que es muy difícil acabar con el cangrejo americano porque, si se fumigaran los campos, se podría matar otras especies que sí son autóctonas. También desde Medio Ambiente recuerdan que el crustáceo desembarcó por primera vez en España allá por los años 80 procedente del golfo de México. Durante años se tomaron diversas medidas para intentar acabar con él, pero ha sido una tarea imposible porque, según la conselleria, se trata de una especie muy prolífica y agresiva.

Efectos positivos

Y, aunque su presencia es una molestia para el día a día de los agricultores, esta invasión también ha resultado tener sus efectos positivos. Desde la Conselleria de Medio Ambiente explican que este cangrejo sirve de alimento a especies autóctonas como las garzas y las nutrias y, gracias a esto, estas especies han recuperado su población en la Comunitat Valenciana.

De hecho, ya en 2011 el Ministerio de Medio Ambiente anunció la elaboración del Primer Plan de lucha contra las Especies Invasoras en el que no incluyo al cangrejo americano porque no provoca un grave daño a la fauna y flora de la península. Un estudio científico elaborado por el CSIC también defendió entonces que esta especie es beneficiosa para otras especies autóctonas, como las aves. El 60% de los depredadores del sistema húmedo han incluido a este cangrejo en su dieta y, cuanto mayor es el consumo de cangrejo por parte de una especie, mayor ha sido el aumento de su población, según la investigación del CSIC.

Los caminos rurales cercanos a la Muntanyeta dels Sants de Sueca están llenos y en Cullera han aparecido en la N332, en el tramo cercano al polideportivo municipal de La Partideta. De hecho, hace unos días se podía apreciar decenas de ejemplares pisoteados por los coches, mientras otros se afanaban en cruzar la carretera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine