13 de enero de 2016
13.01.2016

la agricultura en oliva

13.01.2016 | 19:04

Uno de los sectores productivos más importantes de Oliva es su agricultura. No hace falta entrar en detalles para saber que es un sector que atraviesa desde hace años una grave crisis (bajos precios, impagos, recolección incorrecta, aumento de costes, robos, abandono de las tierras, minifundismo de nuestras parcelas, baja calidad, etc). Ante esta situación, entre otras soluciones, solo cabe una primera de choque y es la de unirse los agricultores, dejar a un lado el individualismo para tomar medidas que les defiendan ante aquellas empresas que incumplan y exigir medidas de apoyo a la Administración, tanto nacional como europea. Este sector ha sufrido una falta de apoyo por parte de Consellerias, Ministerios y Organismos Supranacionales que han generado el desánimo de los agricultores.

Ante esta situación, desde hace más de 6 meses se llevan organizando charlas en Oliva, informando de la creación de una asociación, Unió de Productors de Cítrics d'Oliva (UPCOLIVA), cuyo objeto es la unión e integración de agricultores que estén interesados en defender unidos sus derechos, así como tomar medidas que permitan que la economía de todos estos pequeños y medianos productores mejore. A los promotores de esta asociación se les calificó, por parte de miembros de la Concejalía de Agricultura del Ayuntamiento, como politizadores de la asociación, simplemente por ser uno de sus impulsores concejal en el Ayuntamiento, sin siquiera haber asistido a una sola reunión y desconociendo cuáles eran los fines que se pretendían por parte de sus promotores. Estos mismos manifestaron, en su momento, que ellos no apoyarían esta asociación, quizá porque para ellos no era del «color político» de sus intereses, independientemente de que los fines que perseguía la asociación fueran positivos.

Es sorprendente que, ante la necesidad de unión entre los agricultores, los concejales y asesores de Agricultura y Urbanismo de este Ayuntamiento, Sres. Blai Peiró, Gabriel Oltra y Enrique Parra, hayan promovido «otra asociación», que es copia y pega de la que se ha estado creando anteriormente (UPCOLIVA). Estos señores asistieron a charlas y tuvieron información de esta asociación, a la que ellos criticaron por estar «politizada», de la que se les ha trasmitido en diversas ocasiones invitación para que asistieran a nuevas reuniones y poder escuchar las ideas y proyectos, ignorando las invitaciones con el simple objetivo de intentar boicotear, creando, alentando, promoviendo y colaborando en organizar «otra» nueva para confusión y desunión de los agricultores de Oliva.

Otro aspecto que sorprende en esta actitud política torticera que utilizan estos miembros del gobierno, que ellos se ufanan en calificar de trasparente, es que dicha «idea» no ha sido puesta en conocimiento de un órgano del propio Ayuntamiento, como es el Consell Agrari, órgano consultivo pero de escasa relevancia e importancia donde sus miembros, gente con gran experiencia en el sector agrícola, hubiesen podido aportar y debatir ideas que se podrían adoptar para crear esta asociación o conocer y analizar las que se estaban ya desarrollando por otra asociación desde hacía tiempo. También se hubiese podido retomar el tema, casi olvidado, de una «Cámara Agraria», local tan necesitado por los agricultores de Oliva, y que no parece tema muy importante para este gobierno municipal.

Un aspecto necesario para desarrollar estas ideas de asociación es la existencia de un local donde todos aquellos agricultores puedan reunirse, acercarse a recibir información, desde donde se les motive a participar, donde exista personal que escuche sus quejas y necesidades y se puedan canalizar y tramitar solicitudes a los organismos correspondientes, donde se les indique la existencia de cursos y ayudas y se evite la pérdida de subvenciones, como ha ocurrido con los actuales cursos de manipulación, los cuales tenían una subvención de su coste para el agricultor por parte de la Diputación pero no han sido solicitados a tiempo por el personal de la Concejalía de Agricultura, así como otras actividades que puedan demandar. Es triste ver cómo hubo fondos para este local y no se utilizaron para su fin, pero más triste ver cómo pasa el tiempo y no se da solución a este problema.

En el gobierno de Oliva necesitamos gente abierta de miras, capaz de proponer ideas, pero sobre todo de aceptar las ideas que otros ya han propuesto, gente con experiencia en el sector, con talante de diálogo para sentarse a la mesa y debatirlas y con ello mejorarlas y con un solo objetivo: obtener un beneficio para todos los agricultores y ciudadanos de Oliva. Estos miembros del gobierno municipal deben entender que otros partidos, aunque están en la oposición, pueden aportar soluciones y nuevos conceptos que permitan sacar del deterioro continuo a este sector agrario. Para muestra solo hay que pasear por el término y observar el incremento cada año de tierras que sus propietarios abandonan por desilusión y por falta de rentabilidad. Si no somos capaces desde nuestros cargos, sin distinción de «colores políticos», de trabajar, apoyar y generar ilusión en los que lo continúen, en un futuro cercano irá desapareciendo una parte importante de nuestra riqueza y de nuestro patrimonio agrícola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine