20 de enero de 2016
20.01.2016

La empresa del hotel Gandia Palace acusa a Torró de causarle la quiebra

La familia Peiró Bataller rompe años de silencio y dice que el exalcalde del PP no le pagó 5,4 de los 6,7 millones del contrato El dinero tendría que haber sido abonado antes del enero de 2014

19.01.2016 | 21:45

Tras años de silencio, la familia Peiró Bataller, titular de la empresa Vipei SA y propietaria del hotel Gandia Palace de la playa, respondió ayer al exalcalde de la ciudad, Arturo Torró, sobre la rocambolesca compra de la galería comercial de ese hotel por parte de la empresa municipal IPG, algo que ocurrió en enero de 2012.

Como era de esperar Vipei no deja en buen lugar a Torró, a quien acusa directamente de haber provocado que esta mercantil entrara en concurso de acreedores al impedirle que pudiera pagar todo lo que debía. Dice la empresa que eso ocurrió cuando el exalcalde del PP, a través IPG, adquirió la galería comercial por un valor de 6,7 millones de euros. El ayuntamiento le pagó solo 1,3 millones mediante la condonación de la deuda del IBI, pero Torró no le entregó los restantes 5,4 millones. Si el nuevo Gobierno local no le paga, la empresa ya anuncia que reclamará ese dinero por vía judicial.

«IPG engañó a Vipei SA al comprar una galería que no le ha pagado, y ha provocado que la sociedad entre en concurso de acreedores», señala la familia Peiró Bataller en un comunicado emitido ayer en el que pide que no se mezcle en este contencioso el nombre del hotel para no poner en riesgo su actividad y, especialmente, los puestos de trabajo que genera.

Tras solicitar a los políticos de Gandia que no frivolicen sobre esa operación de compraventa, Vipei señala que la galería comercial «no es del hotel Gandia Palace, sino de IPG», e indica que «las mentiras» dichas sobre la llamada «operación aplauso» afectan «a una empresa y a una familia gandiense de las que más invirtió en Gandia en toda la historia».

La razón con sentencia judicial

Ante la afirmación de Arturo Torró, quien dijo que «Vipei nos engañó» por no comunicarle que la galería comercial estaba embargada, la empresa responde que eso «es mentira», y añade que lo correcto sería decir que fue IPG, la empresa pública del Ayuntamiento de Gandia, la que «engañó a Vipei» por no haberle pagado el resto del dinero estipulado antes del 31 de diciembre de 2013, como marcaba el contrato.

Finalmente, recuerda Vipei que la justicia ya le ha dado la razón cuando un juzgado de lo mercantil de Valencia rechazó recientemente el recurso presentado por IPG y el Ayuntamiento de Gandia, dejando claro que la galería comercial fue adquirida en enero de 2012 y que, consiguientemente, el consistorio tiene que pagar los 5,4 millones de euros que faltan para cerrar la operación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine