13 de abril de 2016
13.04.2016

Gracias

13.04.2016 | 00:37
Gracias

Permítanme personalizar.Corría el año 1982 cuando un grupo de entonces jóvenes inquietos, formaron el mítico Dinos Nou Bàsquet Gandia. Contaba yo entonces con 17 años; tuve la suerte de que se fijaran en mi (no éramos tampoco muchos los que jugábamos entonces a baloncesto) y disputar el primer partido contra los Diablos Rojos de Alacuás, en aquella población de l'Horta. Por entonces no destacaba yo precisamente por mis buenas notas como estudiante de bachillerato. Sin embargo, mi difunto padre, abogado serio, recto y exigente nunca me impuso como castigo dejar de entrenar ni de acudir a jugar con aquél equipo. Creo que nunca pisó cancha de deporte alguno y el baloncesto le sonaba como algo lejano.Con el paso del tiempo entendí que mi padre sabía perfectamente lo que hacía y consintiendo en mí la práctica deportiva competitiva, conseguía en doble propósito de que disfrutase de una vida sana y la transmisión de valores como la disciplina, el compañerismo, el respeto al rival (nunca enemigo), el espíritu de superación, trabajo en equipo, convivencia, etc. que inexcusablemente acompañan la práctica deportiva y complementan de forma imprescindible la educación familiar.

El pasado sábado, el primer equipo de Units Pel Basquet Gandia patrocinado por Hispagan, se proclamó, a falta de cuatro jornadas para el final, campeón del grupo E de la Liga EBA, en un pabellón tan emblemático como la Fonteta de Valencia, acompañado por casi doscientos aficionados entre los que destacaban un buen grupo de niños jugadores / as de nuestra cantera.

Es pues momento para agradecer a todos los jóvenes de los 80, hoy jóvenes abueletes (Pep y Damià Banyuls, Juanito Morant, Manolo Varó, Xavier Villarmín, Edu, Sito) porque sin daros cuenta iniciasteis un viaje que, aún con muchas dificultades, no tiene fin y conseguisteis inculcarnos a muchos de los que hoy dirigimos el club, el cariño por el baloncesto.

Agradecer también a todos los padres que, como el mío, permiten la práctica del baloncesto a sus hijos, entendiendo que el deporte, forma parte de su educación. En ellos está el futuro.

A nuestros entrenadores y entrenadoras por el compromiso adquirido con los más de 250 niños y niñas de nuestra cantera, custodios de esos valores y eslabones imprescindibles para la transmisión de los mismos.

A los socios y a la afición por confiar en nosotros y saber disculpar nuestros fallos.

Al primer equipo, jugadores, técnicos y entrenadores, por hacer realidad nuestros sueños, señera en la que se finan los más pequeños.

Y, sobre todo, a los directivos y colaboradores más directos, por saber estar ahí en los buenos y en los malos momentos, por arrimar el hombro, por no desfallecer, por saber asumir las críticas, por trabajar con la humildad propia del que busca un resultado y no el lucimiento personal. En definitiva, porque sin vosotros y nuestras familias, simplemente, no habría Club. Gracias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine