26 de julio de 2016
26.07.2016

Una rotonda eliminará el punto negro junto al Club de Tenis Gandia

La Diputación de Valencia se compromete a iniciar las obras tras el verano con una inversión de 220.000 euros El proyecto ha sido reclamado durante muchos años al ser un lugar peligroso

26.07.2016 | 01:15

La Diputación de Valencia se ha comprometido a poner fin al cruce de la carretera Natzaret-Oliva y la calle Armada Espanyola, en la playa de Gandia, uno de los puntos negros de la red viaria local y comarcal. Ese lugar, junto al Club de Tenis de Gandia, registra una gran afluencia de peatones en las noches de verano, dado la presencia de discotecas y lugares de ocio que se encuentran junto al marjal.

Pablo Seguí, responsable de Carreteras de la diputación, visitó ayer Gandia y, junto a los concejales Miguel Ángel Picornell y Vicent Mascarell, anunció la inversión de 220.000 euros para construir una rotonda en ese lugar, que incluirá una nueva señalización para que el paso peatonal de una a otra parte de la carretera no sea un peligro.

Seguí indicó que previsiblemente las obras comenzarán a mediados de septiembre, de manera que la rotonda, largamente reivindicada por el Ayuntamiento de Gandia, podría estar acabada a finales de año o principios del siguiente.

No es está la única actuación que se llevará a cabo en las carreteras de Gandia. La diputación también invertirá más de doscientos mil euros en la mejora de la seguridad de la carretera de Barx, en el tramo que discurre por Marxuquera.

Pablo Seguí aprovechó su estancia en la Safor para visitar algunas de las actuaciones que la Diputación de Valencia está acometiendo en las carreteras que son competencia de la institución provincial. En concreto, Seguí recordó que está invirtiendo 1.750.000 euros, en su mayoría a realizar obras que permitan mejorar la seguridad vial de los usuarios, pero también a la construcción de instalaciones complementarias y a la rehabilitación de infraestructuras vinculadas a la red viaria provincial.

Seguí se desplazó a Beniarjó y Beniflà, con cuyos alcaldes, Juan Víctor Escrivá y David Ribas, se ha alcanzado un convenio por el que se destinarán cerca de 200.000 euros a la construcción de un colector de pluviales en la carretera CV-680, para mejorar así su seguridad. Otra de las actuaciones destacadas en esta zona será la próxima construcción del puente sobre el río Vernissa entre Beniarjó y el Real de Gandia con un importe de 453.000 euros.

En su recorrido, también se interesó por las obras previstas en en carreteras situadas en Font d'en Carròs, Oliva, Villalonga y Simat de la Valldigna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine