18 de marzo de 2017
18.03.2017

Las Fallas ya no salvan ni al abad

Varias comisiones recuerdan el incidente sobre la Missa d'Infants y el hecho de que el sacerdote comparara a quienes le critican con «terroristas» La polémica por la presencia de Xavier Ródenas en una protesta contra el cardenal Cañizares también aparece este año Ciro Palmer y sus inclinaciones hacia la derecha y la izquierda política, centro de las críticas

18.03.2017 | 00:41
Las Fallas ya no salvan ni al abad

La comisión de la Falla del Jardinet, que celebra su 40 aniversario con un «ninot» de Joan Manuel Serrat cantando aquello de «fa vint anys que tinc vint anys», advierte a quienes visitan el monumento que «este año no hay burla ni políticos a los que herir» y que ha apostado «por la fiesta». Pero la verdad es que no es esa la tónica general de la fallas gandienses, que, una vez más, y centrándose en la crítica local, ni se muerden la lengua ni nada que se le parezca.

La gran novedad de este año es que la crítica ha alcanzado hasta al abad de la Colegiata gandiense, Ángel Saneugenio. Era lógico que eso ocurriera después de que el sacerdote, a cuenta de la polémica sobre la organización de la Missa d'Infants el día de la Mare de Déu dels Desemparats y la participación de los falleros en ese acto, comparara a quienes le criticaron con los «terroristas». Palabras que, obviamente, sentaron muy mal en el colectivo fallero.

En la Falla de Beniopa se aprovecha una portada de la revista satírica El Jueves para señalar: «Falleros terroristas. Abad dixit», mientras que la comisión de Sagrada Família-Corea no duda en afirmar en uno de los versets que «el abad hizo un sermón 'tronat'» porque «quien de él había malhablado de terrorista lo acusó». En la Falla Grau añaden: «el abad en un sermón a las fallas criticó. La Missa d'Infants voló, y también la procesión».

Sin salir del ámbito de la religión, también aparece este año la polémica generada a cuenta de la concentración que tuvo lugar en Gandia el día de la visita del cardenal arzobispo de València, Antonio Cañizares, por sus declaraciones y comentarios sobre el colectivo homosexual. Rememorando la serie peliculera de la Guerra de las Galaxias, en la Falla de Lluís Belda el concejal Xavier Ródenas, caracterizado como Chewbacca, se enfrenta al cardenal Cañizares, que aparece vestido como Skywalker en actitud «de haberse rebelado contra el imperio gay». La guerra está servida.

Más allá de esas cuestiones «religiosas», los políticos locales son quienes reciben los dardos. En la Vilanova, que además de ser la gran triunfadora de este año se llevó el premio Levante-EMV a la mejor crítica local, incluso se atreven con la estética y dicen que la alcaldesa, Diana Morant, va siempre «muy galana», con «un modelito cada día», refiriéndose así a los constantes cambios de vestimenta de la primera autoridad local.

En Crist Rei, Morant, junto a la vicalcaldesa, Lorena Milvaques, aparecen «domadas» por Ciro Palmer, pero advierten de que, pese a que el concejal de Ciudadanos «dice ser el amo de Gandia», Morant y Milvaques «le dan la espalda y están haciendo lo que les viene en gana».

Palmer está en muchas fallas de este año. En Màrtirs, situado junto a un cronómetro, lo caracteriza como un péndulo «que ahora va a la derecha y después hacia el otro lado», en referencia a su postura política frente al Gobierno local y al PP. Y en Sant Josep recuerdan que el líder de Ciudadanos llegó «a prometernos una moción de censura» si no se rectificaba el calendario del ayuntamiento en el que no aparecía señalada la festividad del «beatet».

En Màrtirs quien se lleva la palma de las críticas es el PP. En referencia a la juventud de sus dirigentes comparan el partido con «una guardería» de la que «los viejos han salido huyendo». Al presidente local del partido, Víctor Soler, se le ve jugando al tres en raya con el secretario general, Vicent Gregori. Del primero dicen que «quería mandar» pero que «la corrupción lo ha situado como imputado», algo que satisface a Gregori, en referencia a un posible ascenso del concejal de Benipeixcar si Soler es apartado de la política por unas causas judiciales que la Vilanova atribuye «a los negocios del padrino», Arturo Torró, y augura que eso « lo ha llevado al paredón».

Precisamente del exalcalde del PP todavía aparecen los «falsos coste cero» de obras o actuaciones que valían millones. En Crist Rei, recordando los despilfarros de la empresa Iniciatives Públiques Gandia (IPG), claman para que esta mercantil «se cierre ya».

Pero en esta ocasión hay más críticas al Gobierno local por la subida de impuestos que se aprobó el primer año de legislatura. También en Crist Rei se señala que los gandienses viven «como un elefante, haciendo equilibrios cada día para poder seguir pagando». En Marqués de Campo-Perú, más conformados, señalan que esa subida de impuestos responde «a los excesos» del pasado «que ahora el Gobierno local se apresura a pagar».

El cierre del antiguo hospital comarcal y las consecuencias negativas que eso ha tenido sobre el distrito de Roís de Corella es motivo de crítica en Lluís Belda. Y culpan de falta de previsión a dos políticos de diferentes signos: la socialista Liduvina Gil y el popular Guillermo Barber, ambos convertidos en santos, como si no fueran responsables de nada.

El desmantelamiento del Museu de les Clarisses, que supone un conflicto entre el Ayuntamiento de Gandia y el Arzobispado de València, está en varias fallas, pero en el monumento de Parc de l'Alqueria Nova se culpa «a un tal Company», en referencia a Ximo Company, por haberse llevado los cuadros de ese museo que tantos años costó de crear.

Y hay críticas muy constructivas y elogiables. Una de ellas, que además mereció el premio al mejor «ninot» de la sección Primera, es el homenaje que la Falla de Beniopa le hace al «dolçainer» Miquel Ruiz. Aprovechando que tocaba este instrumento tan valenciano por la partida del Racó de Tomba, en la comisión fallera agradecen que, finalmente, se haya esfumado el proyecto que Torró presentó para construir campos de golf en este espacio. Con el «dolçainer» Ruiz está el «tabaleter» Basset y, sobrevolando a ambos cual ángel de la guarda, el concejal Xavier Ródenas.

El otro homenaje es el que la Falla infantil de Vilanova dedica al profesor Cabo y su amada mascota, «Patiràs» que formaron parte del paisaje urbano de Gandia.

Hay mucha más crítica, positiva y negativa, sobre aspectos locales de Gandia. Y por eso es conveniente pasearse entre hoy y mañana para divertirse con ese ingenio. El domingo por la noche el fuego lo consumirá todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Safor

Miguel Fons asume mañana su nuevo destino en la parroquia de la Magdalena de Beniopa

Miguel Fons asume mañana su nuevo destino en la parroquia de la Magdalena de Beniopa

? Durante años el sacerdote, que estaba en Beniarjó y Potries, se ha caracterizado por sus...

Gandia cumple con Cs y repone las banderas

Gandia cumple con Cs y repone las banderas

el gobierno locaL de Gandia ha respondido casi de inmediato a la petición del concejal de...

Oliva poda tras muchos años los árboles del cementerio

El Ayuntamiento de Oliva ha iniciado los trabajos de poda del arbolado del cementerio municipal,...

Enlaces recomendados: Premios Cine