20 de agosto de 2017
20.08.2017

Gandia. Año 1945 La desaparecida ermita de la Santísima Trinidad

19.08.2017 | 23:41

La línea férrea del tren de Alcoy, tras atravesar las afueras de la ciudad de sur a norte, presentaba una curva cerrada obligada por la cercanía de la estación del norte antes de atravesar la carretera nacional Silla-Alicante, que después sería llamada Nacional-332. A escasos metros y al pie de dicha curva existía una ermita denominada de la Santísima Trinidad. En un testamento datado en 1415 Pere Denuy deja en testamento a Fray Johan del Bosch «heremitàz de las Sancta Trinitat de la orta de la dita vila de Gandia, quaranta sólidos, per ops de comprar drap per a son vestir». Tras la aparición, en noviembre de 1884, del cólera morbo asiático en Beniopa, se estableció un cordón sanitario quedando el vecino pueblo totalmente incomunicado. Los afectados eran trasladados a la ermita de Santa Ana, la cual había sido habilitada a modo de «Lazareto».

Las personas que superaban la epidemia pasaban una especie de cuarentena en la ermita de la Trinidad antes de reintegrase de nuevo en la sociedad. En 1935 era un oratorio público, donde se impartía catequesis. Al poco tiempo se incendió la alquería aneja a la ermita, la cual afectó a su estructura. La falta de inversión y la decisión de edificar el grupo de viviendas protegidas denominadas Cuartel de Simancas (1951), la borró del entorno, pasando al olvido. Este bello edificio hoy perdido, se encontraba ubicado en la actual esquina izquierda, mirando al norte, de las calles San Rafael y Calderón de la Barca. En la foto aparece, caminando por la antigua vía férrea, el gandiense Néstor Novell Tarrasó, padre del profesor Néstor Novell i Sanxo, que ha cedido este testimonio gráfico de enorme interés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine