16 de mayo de 2018
16.05.2018
Superdeporte

Conjurados para el ascenso

Los jugadores, el técnico, el club y el ayuntamiento animan a la afición a ser el «sexto jugador». Carlos Gil señala que quiere estar al cien por cien cuando el viernes arranque el play off

16.05.2018 | 11:09
Conjurados para el ascenso

El mundo del baloncesto de la ciudad de Gandia está conjurado para, entre el viernes y el domingo, conseguir el ascenso del Hispagan Units pel Bàsquet (UpB) a la liga LEB Plata después de haber quedado campeón en la categoría EBA, habiendo ganado todos los partidos en casa y asumiendo el derecho de organizar el play off de ascenso.

El Marbella, el Villarrobledo y el Masnou son los tres rivales del Hispagan, y todos en Gandia han hecho un llamamiento para que los aficionados sigan apoyando al equipo en la consecución de este nuevo reto.

Ayer, en el ayuntamiento, la concejala de Deportes, Lydia Morant, el presidente del UpB, Álvaro Peyró, el entrenador Víctor Rubio y los dos jugadores de la cantera Carlos Gil y Alan Kleinjan escenificaron ese conjuro colectivo para conseguir el ascenso.

Lydia Morant agradeció al club «el gran esfuerzo que ha realizado esta temporada y que ha completado con éxito», y deseó el ascenso «tras una temporada brillante donde el pabellón de municipal se ha convertido en un fortín donde nadie ha sido capaz de ganar».

Morant aprovechó para anunciar que el ayuntamiento situará más gradas en el pabellón para este fin de semana y que pueda acoger a más de 1.300 aficionados, lo que también obligará a mejorar el plan de seguridad.

El presidente de UpB, Álvaro Peyró, agradeció al consistorio ese esfuerzo y, de la afición, destacó que, como ha ocurrido en muchos partidos, va a ser «un factor decisivo» para conseguir victorias. «Desde aquí quiero invitar a toda la ciudadanía para que acuda a los tres días a disfrutar con el equipo». Peyró animó a los aficionados a sacar los abonos con antelación, aunque los días de partido también se podrán comprar en la entrada del pabellón.

Por su parte, Víctor Rubio agradeció al consistorio y a la directiva del club «la barbaridad de horas» que han estado trabajando durante toda la liga y para esta fase. El técnico señaló que la competición de este fin de semana supone «un premio para nosotros, y más aún después de la complicada temporada que hemos pasado por culpa de las lesiones».

Respecto a los rivales, dijo que son «muy diferentes entre sí» y que ello obligará a un planteamiento diferente en cada uno de los tres partidos. Rubio también se dirigió a la afición con elogios porque, según dijo, este play off de ascenso es «el mejor premio» para quienes esta temporada han disfrutado con el equipo.

Y después hablaron dos de los verdaderos protagonistas. Los jugadores de la cantera, Carlos Gil y Alan Kleinjan, que transmitieron, en nombre de sus compañeros, la ilusión por disputar esta fase de ascenso a la LEB Plata.

Gil, lesionado hace unas semanas y baja desde entonces, estará a punto el viernes. «Fue una lesión dura y desde el primer día hemos trabajado para llegar a esta fase. Ahora ya estoy bien, entrenando con el resto del grupo y espero llegar al máximo nivel». El jugador, que ha sido clave en muchos partidos de la temporada, quiso enviar un mensaje a la afición. «Ahora viene lo mejor y nadie se lo puede perder», indicó Gil, quien recordó que el play off supone disfrutar «de los cuatro de los mejores equipos de la categoría».

Su compañero Alan Kleinjan también destacó que, como canterano, «es un orgullo poder formar parte del equipo que va a jugar esta fase en un pabellón que se ha comportado de forma espectacular toda la temporada y que trata muy bien a los que hemos sido niños de la cantera».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine