28 de marzo de 2016
28.03.2016

El Marítim se viste de blanco para celebrar el Domingo de Resurrección

Casi 4.000 personas participan en el desfile festivo que pone punto final a la Semana Santa Marinera

28.03.2016 | 11:23
El Marítim se viste de blanco para celebrar el Domingo de Resurrección

Del silencio del Sábado Santo a la algarabía del Domingo de Resurrección. El Marítim mostró ayer su cara más amable con el desfile festivo, uno de los actos más esperados de la Semana Santa Marinera que actúa como broche de oro a siete intensos días en el Cabanyal y el Canyamelar.

El Desfile de Resurrección de ayer tenía, además, puntos de interés añadidos. Era la primera con el nuevo gobierno tripartito en el Ayuntamiento de Valencia y el primero tras la polémica que este año ha suscitado la prohibición de desfilar a un cofrade que hacía de Jesús Resucitado por enseñar un hombro y saludar al público. En este sentido, fue un desfile con pocas novedades pero tan llamativo como es habitual.

Una de las grandes obsesiones de los consiliarios de la Semana Santa Marinera es alejar la fiesta cristiana de lo que ellos llaman «conversión en comisiones falleras» de las distintas hermandades. Pero el desfile del Domingo de Resurrección es, sin duda, el acto de la Semana Santa Marinera donde más se juntan ambos mundos. Las bandas de cornetas y tambores abandonan su habitual repertorio y no dejan de lado temas más festivos, que se convierten en los protagonistas del recorrido. Los cofrades muestran sus mejores galas y salen a la calle con una sonrisa en el rostro.

Cuesta reconocer, en las festivas calles del Marítim, las mismas que 24 horas antes eran puro recogimiento. El silencio y la oración del Sábado Santo dan paso a la alegría y la fiesta del domingo ya desde el mismo sábado por la noche. Cuando dan las doce de la medianoche, las campanas de los barrios marineros repican y los fieles saben que ya es domingo. Entonces, tiene lugar una de las tradiciones más llamativas de la Semana Santa Marinera: el lanzamiento de loza vieja desde las casas del Grau, el Cabanyal y el Canyamelar para celebrar la resurrección de Jesús según la tradición. Además, se lanzan tracas y pozales de agua como pasos previos al desfile, donde todo será muy distinto al resto de la Semana Santa Marinera y, sobre todo, a la sobria y silenciosa procesión del Viernes Santo, donde la quietud es la nota predominante.

Todo cambia, como del día a la noche, el Domingo de Resurrección. En el desfile de ayer participaron cerca de 4.000 personas entre cofrades, banda de tambores y cornetas y músicos, pertenecientes a 30 hermandades, cofradías y corporaciones. El recorrido duró unas dos horas y comenzó en el mercado del Cabanyal, para concluir en la plaza del Rosario.

Igualmente, en el desfile, en el que no participaron las imágenes de las cofradías y hermandades, los participantes vistieron colores claros y pudieron llevar báculos coronados con pequeños ramos de flores. Igualmente, los personajes bíblicos cambiaron sus atributos también por flores que lanzaron al público para celebrar la resurrección de Cristo. Miles de personas presenciaron el desfile a lo largo de todo el recorrido.

Otros actos por la mañana

No fue el único acto de la mañana. Previamente, las calles del Marítim acogieron diversas procesiones con representaciones del encuentro entre Cristo Resucitado y la Virgen María, así como el Comulgar de Impedidos, un acto en el que el cuerpo de Cristo es llevado, bajo palio, por los sacerdotes de cada parroquia a la casa de los enfermos que, por su estado, no pueden tomar la comunión en el templo, según apuntaron fuentes del Arzobispado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Semana Santa

 

Programa de la Semana Santa Marinera de Valencia

Consulta el calendario y los horarios de todas las procesiones del Marítimo

 
 

Comparte esta página
Enlaces recomendados: Premios Cine