04 de noviembre de 2015
04.11.2015
Proyecto

Una paella hecha con música

Un centenar de intérpretes de la Banda Primitiva de Llíria darán intensidad al fuego - La iniciativa une al compositor Joan Cerveró, el cocinero Rafa Margós y el productor musical Vicente Sabater

04.11.2015 | 04:15
Una paella hecha con música

Música, fuego y una buena paella. Tres elementos que confluirán el próximo día 29 para una experiencia única. Obras tradicionales como Suspiros de España o La verbena de la Paloma y otras piezas vanguardistas creadas exprofeso se aúnan en un concierto, interpretado por la Banda Primitiva de Llíria, cuyas notas darán la intensidad necesaria al fuego con el que se cocinará una tradicional paella valenciana. La iniciativa ha unido al compositor, director de orquesta y Premio Nacional de Música Joan Cerveró, al maestro paellero del restaurante Las Bairetas (Chiva), Rafa Margós, y al ingeniero de sonido y productor musical Vicente Sabater en la «primera experiencia del mundo de estas características».

Ver el sonido
Clarinetes, saxofones, trompetas, metales y mucha percusión, además de efectos sonoros e instrumentos no habituales serán tocados por un centenar de músicos el próximo día 29 en el teatro de la Banda Primitiva de Llíria para lograr el reto de visualizar a través del fuego las ondas sonoras con las que se cocinará la paella. Los músicos interpretarán en directo la composición creada por Cerveró, que une música tradicional valenciana y zarzuela con partituras originales, y las ondas pasarán a través de un serpentín avivando o disminuyendo el fuego según requiera el cocinero

La iniciativa, impulsada por la firma de arroz La Fallera, fue presentada ayer en Valencia por sus protagonistas, que la definieron como un reto «complejo» pero «divertidísimo».
En total será hora y veinte minutos lo que durará el concierto y la elaboración de la paella, que será para unos 70 comensales.
Según Cerveró, se «han secuenciado todas las músicas y se han alternado según las necesidades» de fuego en el proceso de cocinado y por ejemplo, Una nit d'Albaes sirve para «cuando la paella está reposando». Para lograr el socarrat «no había una música tradicional tan rápida», así que compuso una pieza ad hoc «para que la música de repente suba con mucha percusión como un trueno final y cuando está en plena explosión lo cortamos en seco y ahí la paella está lista para sacar a mesa y disfrutar».

Margós reconoció que le pareció una locura pero que cuando se lo explicaron, el «concepto cobró mucho sentido» porque hablaban de lo mismo: «Hacer una paella o que una banda de música toque una obra en directo, lo haces bien o mal y se queda ahí, había muchos elementos en común en cocinar una paella y que una banda de música tocara».
Amante de las paellas a leña, Margós aseguró que le ha parecido muy divertido «jugar con la música». El productor de grupos como Seguridad Social, Presuntos Implicados, Piratas o Efecto Mariposa, Vicente Sabater, explicó que la música entra a los siete tubos que forman el serpentín por donde se mueve un gas «y las ondas sonoras hacen que el dibujo del fuego corresponda a lo que se está emitiendo en sonido». «Se va a poder ver la música a través del fuego», señaló Sabater, quien precisó que el cocinero manipulará el gas «como si tocara un piano de cola pero con su paleta». El serpentín está basado en el principio del tubo de Rubens que permite la visualización de las ondas sonoras mide 2,60 metros de largo, 1,20 metros de ancho y un metro de altura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine