El maná de la palmera cusi

Uno de los proyectos que optan al Ahorro Solidario de Caixa Popular propone construir una cooperativa para elaborar aceite de esta
fruta en la provincia boliviana de Guarayos

12.11.2013 | 01:22
El reparto a domicilio es una opción para crear empleos.
El reparto a domicilio es una opción para crear empleos.

Los clientes de Caixa Popular podrán escoger entre seis proyectos solidarios, que se desarrollarán en España, Cabo Verde y Bolivia, para ser destinatario del fondo generado por su línea de Ahorro Solidario, iniciativa en colaboración con EnClau-Red para la Financiación Alternativa.
Los clientes de la entidad pueden votar por el proyecto al que quieren que se destinen los fondos en la web www.caixapopular.es hasta el 15 de diciembre. Uno de los proyectos que aspira a ser financiado por el Ahorro Solidario es la iniciativa para crear la cooperativa Aceite de cusi en la provincia de Guarayos (Bolivia).

Gran parte de esta zona está cubierta de bosque húmedo subtropical, que incluye grandes extensiones de la palmera cusi. La palmera cusi es un recurso natural no maderable que tiene un sinnúmero de usos en la construcción de la vivienda, en la salud e higiene como aceite, en la alimentación, cosmética y otros. Para la población indígena de la provincia Guarayos -territorio de Bolivia que tiene uno de los índices de desarrollo humano más bajos del país-, el cusi es también un medio de subsistencia.

Las mujeres y los niños guarayos son, por tradición, los que se encargan de la fabricación y venta del aceite que extraen de la fruta del cusi. Es un trabajo que se realiza todavía en forma artesanal, sin tecnología ni apoyo, con medios rudimentarios y bajos rendimientos.

El proyecto busca contribuir a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las familias indígenas de Guarayos, valorando los saberes locales y recursos naturales, por medio de la instalación y gestión colectiva de una planta de procesamiento de aceite de cusi.

Fruto con muchas posibilidades
La creación de la cooperativa es también la oportunidad de explorar las potencialidades del fruto del cusi, elaborar nuevos productos y difundir las propiedades de este coco, aprovechado ancestralmente por el pueblo guarayo, al conjunto de la sociedad. Al mismo tiempo que se crean oportunidades de trabajo, en condiciones dignas y seguras, para las mujeres y los jóvenes asociados.

En lo que se refiere al proceso de producción, en primer lugar, as mujeres salen al bosque a recolectar los frutos del cusi. Van normalmente en grupo para poder ayudarse en caso de algún peligro - la presencia de serpientes, por ejemplo, es habitual en la zona- o accidente. Las trabajadoras recogen los cocos de cusi del suelo y, con un palo largo, hacen caer los frutos de las palmeras, que miden hasta una veintena de metros de altura.

En muchos casos, no cuentan con los implementos adecuados, como por ejemplo un buen par de zapatos o botas. Los beneficiarios directos se calcula que pueden ser alrededor de 300 familias, mientras que los indirectos rondan las 40.000 personas.

Reparto a domicilio
"Repartiendo sostenibilidad, rescatando dignidad" es otro de los proyectos que optan lograr la financiación a través del Ahorro Solidario de Caixa Popular. La situación actual de crisis no ha hecho más que profundizar las heridas de las personas que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad previa a la crisis, pero también ha desplazado a muchísimas personas y familias enteras a situaciones para ellas antes inimaginables. Ante estas situaciones, un empleo se convierte en condición necesaria, imprescindible, para que las personas puedan recuperar su dignidad, no solo por lo que significa en términos tangibles y económicos, sino también a nivel intangible.

El proyecto, radicado en Valencia, persigue generar un puesto de trabajo de repartidor a ser ocupado por una persona en situación de exclusión social y/o con discapacidad, mediante la adquisición de una furgoneta de reparto dedicada al reparto de fruta y verdura ecológica de la huerta al consumidor/a.

El dedicar ese puesto de trabajo al reparto de fruta y verdura ecológica del campo al consumidor obedece al haber detectado la necesidad por parte de los agricultores ecológicos de contar con un servicio profesional que se adapte a sus necesidades, principalmente entrega a domicilio en horarios en los que los clientes están en casa. Además saben que la necesidad de este servicio irá en ascenso. Por otra parte, el agricultor ecológico persigue también trabajar con un proveedor de reparto alineado en la filosofía de la sostenibilidad social. levante-emvvalencia

Enlaces recomendados: Premios Cine