09 de mayo de 2016
09.05.2016

"Sin la Fundación Vicente Ferrer, me habría casado con 16 años y no habría estudiado"

Sheeba Baddi, trabajadora de la ONG y licenciada en Historia, recuerda que la mujer sigue siendo «discriminada» socialmente en la India

09.05.2016 | 04:15
"Sin la Fundación Vicente Ferrer, me habría casado con 16 años y no habría estudiado"

Sheeba Baddi se crió en Anantapur (India) junto a la Fundación Vicente Ferrer. Y está muy agradecida por ello. Cuando tan solo tenía 3 años falleció su padre. Una tragedia que es todavía mayor en su país, donde el patriarcado domina por completo cualquier ámbito social. Sin embargo, su madre trabajaba en la fundación. Y eso le cambió la vida por completo.

«De no haber estado dentro de la Fundación Vicente Ferrer me hubieran casado a los 16 años y no habría podido estudiar», asegura Sheeba, que recuerda al valenciano Vicente Ferrer como «un padre para todos». Ahora es licenciada en Historia y trabaja en la oficina de apadrinamientos de la FVF acompañando a las personas de España que visitan el proyecto y traduciendo las cartas de los niños y niñas apadrinadas. Aún así, reconoce que su matrimonio, que se consumó cuando tenía 22 años, fue concertado. Y es que queda aún mucho camino por recorrer. «Es un tema cultural, que aún tardará años en cambiar, pero estamos en ello», admite Sheeba.

Uno de los principales objetivos con que trabaja la Fundación Vicente Ferrer es la mejora de la situación de la mujer. Sheeba insiste en que actualmente «siguen siendo discriminadas». Por ello, realizan grupos de mujeres «para que identifiquen sus problemas, que se unan y luchen juntas por superarlos». Uno de los proyectos estrella que llevan a cabo consiste en dar microcréditos a las mujeres «para que así no dependan de los terratenientes», así como poner viviendas a su nombre.

Sin embargo, el plan de actuación no se reduce a formar a las propias mujeres, sino también a los hombres. «Organizamos talleres para explicarles, al nivel de los pueblos, la labor que realizan las mujeres. Es una tarea de concienciación», señala Sheeba, que detalla que este programa alcanza hasta a 3 millones de personas de 3.000 pueblos distintos.

Orgullosa de ello, Sheeba recuerda que muchas de las chicas que pasan por la Fundación Vicente Ferrer logran finalizar sus estudios universitarios: «Tenemos médicos, ingenieras, enfermeras...» Todo ello con el objetivo de que en un futuro próximo a nadie le suponga un obstáculo a lo largo de su vida haber nacido siendo mujer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine