06 de noviembre de 2016

Perspectivas para 2017

06.11.2016 | 04:15

Ya estamos terminando el año y todas las empresas las tenemos planificando el nuevo ejercicio. En estos momentos tenemos que ver cómo hemos avanzado en este 2016 y fijar de nuevo los objetivos para este 2017. Aparentemente parece que son malos tiempos para la planificación estratégica (donde el nivel de incertidumbre a nivel internacional: «brexit», elecciones en Estados Unidos€ es muy grande) pero nada más lejos de la realidad. La incertidumbre y la rapidez del cambio lo único que hacen es acelerar la toma de decisiones y la necesidad de una mayor reflexión estratégica en la empresa para no navegar sin rumbo en el entorno cada vez más incierto.
En el ámbito de las pequeñas y medianas empresas, la planificación consiste en la concreción de los fines, reflexiones y análisis de la dirección de la empresa que se materializa en un plan maestro que recoge las decisiones estratégicas que ha adoptado hoy respecto a lo que hará en los próximos años, especialmente concretando lo que quiere lograr en el siguiente año que ahora empieza, solo con fijarlo y compartirlo con el resto de la organización va a aumentar la probabilidad de ocurrencia al final de este año 2017.
El marco estratégico se define bajo la misión, la visión, los valores y los objetivos generales de la empresa (para el que no sabe hacia dónde va, todos los vientos son favorables). Después viene la parte más compleja, el análisis dinámico de la posición competitiva de la empresa desde el punto de vista interno y externo, es el diagnóstico estratégico. Es aquí donde el consultor puede ayudar y aportar un punto de vista distinto, sin los paradigmas del equipo directivo, pues su ventaja es justamente estar fuera de la empresa.
Hay que estudiar las tendencias, el mercado, a los clientes,€ año a año: la velocidad de cambio externa es muy grande y por desgracia superior a la que podemos internamente cambiar como empresa.
El plan debe formularse siempre bajo los principios de flexibilidad, actualización y deslizamiento. Todo plan puede y debe ser actualizado cada vez que las circunstancias del entorno o la voluntad de la organización modifiquen las hipótesis básicas. El plan tiene que ser un documento vivo, un documento que sirva de guía cada vez que se tenga que tomar una decisión importante.

Profesionalización de la gestión
En definitiva, con la elaboración de un sencillo plan damos un primer gran paso hacia la profesionalización de la gestión de la empresa. Con su revisión, modificación y aplicación de sistemas de información y control, desarrollamos un pensamiento estratégico en nuestros equipos y la actitud que nos permite dirigir nosotros el día a día de la empresa y no que el día a día nos dirija la empresa. Las cosas son más sencillas de lo que parecen. Lo importante es hacerlo, desviarse, tener que revisarlo, corregirlo, rectificar,€no importa. Un plan será siempre mejor que ningún Plan. Es el momento de hacer tu plan 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Juegos online - Crucigrama
Enlaces recomendados: Premios Cine