16 de julio de 2017
16.07.2017

EL MÉTODO LEAN «STARTUP»

15.07.2017 | 17:09

El Método Lean Startups (Eric Ries, 2012) se ha convertido, sin duda, en la Bíblia de las startups. Ha marcado un antes y un después en la forma de crear negocios o lanzar productos al mercado. Pero del mismo modo, también tiene detractores, puesto que muchos critican la falta de visión o planificación y defienden que no siempre los clientes saben lo que quieren. ¡El debate está servido! Expliquemos con un poco más de detalle en qué consiste el método Lean Startup.

El concepto fundamental que defiende, es que ante un escenario de gran incertidumbre como es el de las startups (donde creas nuevos modelos de negocio, nuevos mercados o nuevas formas de solucionar problemas) carece de sentido hacer una gran planificación dedicando muchos recursos, ya que con mucha probabilidad esto acabe cambiando y tu planteamiento inicial no valga de mucho. La alternativa que propone el método es ser mucho más «ágil» e ir mejorando tu producto en función de lo que tus clientes te van diciendo. La idea es salir muy rápidamente al mercado con un producto con las funcionalidades principales (MVP) e ir añadiendo con el tiempos capas de complejidad en base a las interacciones de tus clientes. Desarrollo una funcionalidad, la lanzo al mercado, mido y, si funciona, la dejo (perseverar), si no funciona, la cambio (pivotar).

Esta metodología contrasta con el modelo tradicional, donde antes de iniciar un negocio, nos planteamos hacer un Business Plan, donde describimos con mucho detalle (40-60 páginas) todo lo que vamos a hacer, cómo vamos a hacerlo y qué resultados vamos a conseguir.
En Demium Startups, tras haber creado 32 startups, estamos convencidos de la eficacia del Método Lean Startup, y es uno de los ejes fundamentales de nuestra metodología. No obstante, consideramos igual de importante tener una visión clara de tu negocio a 3-5 años y alinear todos los recursos en esa dirección. Por lo que planteamos una metodología que permite cumplir ambos objetivos. Así es como lo hacemos.
Durante el primer mes, nos centramos en analizar mercado, competencia e industria y hacer entrevistas para identificar quienes son nuestros clientes y cuál es su problema real. Luego nos focalizamos en definir una solución que cubra esas necesidades. Una vez definida la solución y teniendo claro quién es nuestro público, elegimos las principales funcionalidades, construimos el producto (MVP) y nos lanzamos al mercado. Normalmente el mes 2 o 3 ya estamos vendiendo. Hasta aquí todo muy Lean. Pero es en este momento, en el mes 4 o 5, cuando ya tenemos una visión más clara del sector y de nuestro modelo y empezamos a trabajar más en detalle la estrategia. Planteamos cuál es el punto donde queremos estar en 5 años, la visión del proyecto, y definimos las 5 métricas principales en ese punto. Lo que hacemos después es definir los 5 hitos más importantes que deben suceder para que lleguemos a ese punto. Posteriormente, definimos año a año esas 5 métricas principales necesarias para cumplir el objetivo a 5 años. Por último, detallamos esas 5 métricas principales mes a mes en el año 1.

Con esta metodología estamos cumpliendo un doble objetivo, por un lado escuchamos a nuestro público y construimos el producto que ellos quieren (Lean Startup), y por otra, podemos definir el rumbo de nuestra compañía a largo plazo y a la vez, definimos objetivos concretos a corto. Esto nos permite saber cuánto nos estamos desviando del camino marcado y cómo afecta en el largo plazo, no cumplir un objetivo a corto.
Director de proyectos de Demium Startups

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Juegos online - Crucigrama
Enlaces recomendados: Premios Cine