07 de abril de 2018
07.04.2018

Mark Strong vuelve a convertirse en espía en «Deep State»

La ficción británica que estrena fox el lunes narra las peripecias de un exagente del MI16 para vengar la muerte de su primer hijo

07.04.2018 | 04:15
Mark Strong vuelve a convertirse en espía en «Deep State»

El actor británico Mark Strong vuelve a convertirse en espía en la nueva serie «Deep State», producida por Fox y que navega entre las turbulentas aguas de los servicios secretos, la política internacional y su vinculación con los intereses corporativos globales.
En esta ficción británica, que se presentó en Londres antes de su estreno mundial el lunes, el actor interpreta el papel de Max Easton, un exespía del MI6 que debe regresar de su retiro familiar para vengar la muerte de su primer hijo, Harry (Joe Dempsie, «Juego de Tronos»), en Irán.

Strong, que ha realizado múltiples papeles de espía y de «malvado» (El Topo, Kingsman: El caballero de oro o Sherlock Holmes), abordó con los medios cómo era su proceso de trabajo.

«El cine está lleno de superhéroes», subrayó el protagonista, quien aseguró que la televisión es, actualmente, una plataforma más apta para «reflejar lo que pasa en el mundo».

El actor Alistair Petrie, que da vida a un alto cargo del MI6, remarcó la naturaleza contemporánea de la producción y añadió que «los dramas son mejores cuando sostienen un espejo frente a la sociedad».

«Deep State» es una serie creada por Matthew Parkhill, también guionista y director, y el reparto lo completan nombres menos conocidos para el gran público como Karima McAdams, Anastasia Griffith, Lyne Renée y Fares Fares.

Poderes en la sombra
Durante 8 capítulos la acción se traslada del Reino Unido a Francia, Líbano e Irán con audacia, en un rodaje donde Marruecos hizo de ambientación para las escenas en Asia.

«Rodamos a lo largo de 16 semanas en la primavera de 2017, 9 en Marruecos y 7 en el Reino Unido», puntualizó Hilary Bevan-Jones, productora ejecutiva, sobre el proceso de producción.

El título hace referencia a la expresión inglesa que define los poderes en la sombra que ejercerían el control ejecutivo de los Estados, por delante de los representantes electos democráticamente.

La actriz Karima McAdams, británica de procedencia marroquí, señaló el corte político de la serie como motivación para aceptar su personaje, una espía del MI6 que se cruzará en el camino de Strong en Irán.

«Desde hace años circulan muchos guiones de thrillers ambientados en estos países que son bastante reduccionistas en términos de 'buenos' y 'malos', pero cuando leí el de Matthew sabía que era alguien con un mayor conocimiento de este mundo y, también, preocupado por construir personajes femeninos complejos», agregó.

A su vez, Mark Strong bromeó sobre dicha realidad política: «Es increíble cómo la gente que ostenta las posiciones de poder en el mundo es la misma de la que huirías en un bar».

Más allá de la serie, el actor analizó la responsabilidad del arte desde su parcela de entretenimiento: «Cuando hice teatro me di cuenta de que el público se identifica contigo y analiza cómo serían sus acciones en esos contextos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine