22 de octubre de 2015
22.10.2015
Proyecto

Riba-roja citará a Tarazona y a Soler por el PAI de Porxinos

La comisión creada por el ayuntamiento investiga dónde fueron a parar los 22 millones que pagó el Valencia al municipio - «No buscamos revanchismo», asegura el alcalde, Robert Raga

22.10.2015 | 04:15
Riba-roja citará a Tarazona y a Soler por el PAI de Porxinos

El Ayuntamiento de Riba-roja llamará a declarar al exalcalde de la población, Francisco Tarazona; al expresidente del Valencia, Juan Soler y a diversos excargos de la Conselleria de Territorio y Vivienda que participaron en el fallido PAI de Porxinos, entonces gobernada por Rafael Blasco. La Comisión Especial de Investigación sobre este plan urbanístico, con el que el Valencia pretendía construir una urbanización de 2.700 viviendas junto a una ciudad deportiva, arrancó ayer con el fin de pedir responsabilidades a los que idearon el «pelotazo urbanístico», según palabras del propio Soler en 2005. Riba-roja recibió 22 millones de euros por parte del Valencia y la comisión ya ha empezado a estudiar en qué gasto el ayuntamiento, entonces gobernado por Tarazona (PP), el dinero. De momento, tras la visita de una delegación del club de Mestalla a la localidad el pasado día 6, el club de Mestalla no ha comunicado su intención de reclamar aquel pago. Al contrario, ya que el Valencia ha manifestado su intención de estudiar un nuevo PAI que presentará en cuatro meses.

La comisión que investiga las irregularidades en el frustrado proyecto anterior, presidida por el alcalde de la localidad, Robert Raga y completado con un representante de cada una de las otras representaciones (PSOE, EU, Compromís, Riba-roja Pot, PP y Ciudadanos), ya ha empezado a investigar si hubo irregularidades en las ventas de los terrenos que la empresa Litoral del Este (creada por el Valencia para la operación) compró a precio de suelo rústico (60 millones de euros) y luego revendió como urbanizable (160 millones) a la inmobiliaria Nozar. Para ello, reclamará en breve los registros notariales de las compras y ventas de las parcelas por parte de los pequeños propietarios desde un año antes de la aprobación del PAI.

La decisión de crear una comisión de investigación se adoptó por unanimidad de todos los partidos políticos de Riba-roja con representación en el pleno del pasado 22 de julio. Raga dijo ayer que «en modo alguno se trata de una comisión creada desde el rencor ni desde el revanchismo político sino que el objetivo principal es conocer qué ha sucedido y cuáles han sido las causas que nos han conducido a la situación actual y, por esta razón, parece oportuno crearla para descubrir todos los aspectos desconocidos por el intento del Partido Popular y de los gestores de la Conselleria de Territorio de ocultarlos a la opinión pública». El alcalde de Riba-roja calificó de «muy positiva» la reunión de ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine