03 de diciembre de 2015
03.12.2015
Perfil

El alumno aventajado de la «Clase del 92»

Gary Neville es al Manchester United lo que Steven Gerrard al Liverpool. Un hombre asociado a un club

03.12.2015 | 00:24

Es el triunfo de la constancia. Puro tesón. Y dotado de una inteligencia especial para ver el fútbol. Así es el nuevo entrenador del Valencia CF. Un inglés en el sentido literal del término. Un hombre asociado a una persona,Ferguson, y a un club, el United.

«La Clase del 92» es un documental cinematográfico sobre el ascenso a la fama de seis futbolistas del Manchester United „David Beckham, Nicky Butt, Ryan Giggs, Paul Scholes, Phil y Gary Neville„, y su estrellato tras ganar la Copa de Europa en 1999. De esa generación, asociada a un nombre, Sir Alex Ferguson, y a un club, el United, Gary Neville era el alumno aventajado. Si Giggs era el desequilibrio, Scholes todo calidad o Beckham pura plasticidad, el nuevo entrenador del Valencia CF destacaba por su capacidad de liderazgo „siempre sentado al lado de Ferguson„, lograda a base de carisma y otras cualidades no tan técnicas como el sacrificio o el tesón.

Gary Alexander Neville (Bury, Inglaterra, 18 de febrero de 1975) llega a Mestalla tras haber marcado una época como jugador del Manchester United y de la selección inglesa. Comentarista de Sky Sports, junto a ex jugadores de la talla de Thierry Henry o Jamie Carragher, y actual ayudante de Roy Hodgson en el equipo de la Union Jack, cargo que continuará desempeñando hasta que concluya la Eurocopa del próximo verano, no cuenta con experiencia como primer entrenador en un banquillo, pero suple esa carencia con una inteligencia especial para interpretar el fútbol.

En su llegada al Valencia CF influye su relación con el máximo accionista de la entidad, Peter Lim, con quien es co partícipe de un modesto club semi profesional de Manchester, el Salford City FC, junto con sus compañeros de cartelera en «La Clase del 92»„Lim tiene un 50% y el resto de ex jugadores un 10% cada uno„ y comparte negocios inmobiliarios. Entre ellos, su hermano Phil, introductor de embajadores en Mestalla, ya que ha hecho de puente para su llegada tras la marcha de Nuno, después de evidenciar sus notables diferencias con el entrenador portugués en el vestuario.

Gary Neville sólo ha jugado en un club en toda su carrera: el Manchester United, desde su debut en el año 1992. Eso habla bien a las claras de su sentido de la lealtad y el honor hacia los Red Devils, pero también de su carácter. Es algo mimético a lo que sucede en el Liverpool con Steven Gerrard, por ejemplo. Un hombre asociado a un club. Su ascenso al primer equipo se debe a la apuesta personal de Alex Ferguson de contar con un bloque de futbolistas de las categorías inferiores, y encontrar entre todos ellos a un jugador que ejerciera de guía espiritual del resto y fuera su prolongación tanto dentro como fuera de los terrenos de juegos. Y ese fue Gary Neville.

Desde esa banda derecha, y con la perspectiva de quien ve el campo desde otro ángulo, el hoy entrenador del Valencia CF alcanzó la internacionalidad con Inglaterra en el año 1995 „un partido amistoso ante Japón con Terry Venables de técnico„ pese a no ser el más talentoso ni el más brillante de su generación. Neville era un defensa tosco, un perro de presa para el rival, y con un ansia de conquista como buen inglés. Esa ambición, unida a su capacidad de trabajo, constancia y sacrificio, le mantuvieron en la titularidad tanto de su equipo como de la selección inglesa durante todos los partidos del Mundial de Francia 1998, la Eurocopa de 2000 y el Mundial de Corea en 2002.
Su actitud y sabiduría, seguía siendo el líder del equipo pese a jugar de lateral derecho, le otorgaron el brazalete de capitán del United en 2005, y se mantendría en la selección en los siguientes años „hasta en 85 ocasiones„ , hasta su retirada en 2011 después de 19 años y 602 partidos como jugador del Manchester.

Su vinculación al fútbol, y a la ciudad de Manchester „allí se casó y decidió vivir en las afueras de la ciudad, como no podía ser de otra forma„, no cesó. De conversación monotemática, sólo habla del juego, aceptó la propuesta de ser comentarista de la televisión donde sus comentarios no dejan indiferentes a nadie, y en mayo de 2012 pasó a ser ayudante del seleccionador Roy Hodgson en la selección inglesa. Su ambición, que no tenía límites como futbolista, le ha llevado a aceptar la propuesta de ser el primer entrenador de un banquillo como el de Mestalla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine