15 de febrero de 2016
15.02.2016

Lea también la carta traducida al castellano: Improvisación e inexperiencia señor Lim

15.02.2016 | 12:19

Señor Lim, soy un seguidor del Valencia CF. Desde que era un niño, he ido al estadio de Mestalla, primero con mi padre y ahora con mis hijos. Incluso mi hija de 11 años es una de las porteras del equipo de chicas del Valencia CF, algo de lo que estoy particularmente orgulloso.

Sin embargo, no estoy escribiendo esta carta como seguidor del Valencia CF sino como economista y como director de negocios con más de 30 años de experiencia.


En mi opinión, la primera obligación de un hombre de negocios es entender la naturaleza del negocio, socios y clientes, y en este área usted no ha logrado la comprensión. He de escribir esta carta en inglés a fin de que quienes toman decisiones en el club puedan entenderme. Cualquier multinacional sabe que la visión local es esencial para alcanzar el éxito global. "Piensa global, actúa local", como dice la máxima. Según esto, por favor permítame recordarle que en esta tierra en la que libremente ha decidido desarrollar su negocio hay dos lenguas oficiales: español y valenciano.

Cualquier hombre de negocios sabe que para desarrollar un negocio sólido a largo plazo debe rodearse de un gran equipo de profesionales, combinando experiencia y juventud, así como desarrollando planes a corto, medio y largo plazo para el proyecto, y y atrayendo el apoyo de un Consejo donde los expertos puedan añadir valor a la empresa, desarrollar liderazgo creativo y compartido para alcanzar objetivos de negocio, el primero de los cuales es sostenibilidad a lo largo del tiempo.

Nadie trabaja en una compañía para descapitalizarla o hacer experimentos, mucho menos en un ambiente de un deporte como el fútbol que tiene un impacto de comunicación tan fuerte por todo el mundo. Todo gira en torno a dirigir activos intangibles, unidos a palabras como reputación, valores, , prestigio, marca, etc. La buena reputación de una marca se desarrolla durante un periodo largo de tiempo, pero se pierde en muy poco tiempo.

Señor Li, lamento decir que, en los casi dos años que usted ha estado al frente de nuestro Valencia CF, no ha cumplido ninguno de los requisitos que un hombre de negocios debería considerar crucial para el éxito del proyecto,


Improvisación, inexperiencia, decisiones impulsivas, falta de profesionalismo, trato preferencial a amigos, autoritarismo, falta de transparencia, han disminuido la reputación de la marca, así como el distanciamiento ha sido la esencia de su estrategia de dirección que ha mostrado como su estilo en este casi centenario club. Al menos, por lo que puedo ver, esa es la imagen que el club está proyectando.


Además, estoy sorprendido de que un empresario de éxito como usted, que ha puesto en el club su propio dinero, aparentemente docenas de millones de euros, mantiene estas líneas estratégicas de trabajo en acción porque, si usted hace eso con su dinero, nada muy diferente puede esperarse del dinero que inversores, instituciones financieras o accionistas podrían poner a disposición para su dirección. Esto es importante porque, en el mundo de los negocios, si no hay visiones estratégicas y prácticas de dirección, la confianza se erosiona, la energía se pierde y la extenuación aparece.

Muy sinceramente, la causa de mi preocupación es que la reputación y buen nombre de mi ciudad está unida a su proyecto personal y de negocio. Si este proyecto no es gestionado adecuadamente, a la larga será abandonado. Sin embargo, para nosotros los aficionados y seguidores del Valencia, que creí mos en su éxito como como hombre de negocios y que somos sus socios y clientes, no habrá solución.
Rectifique, por favor, Mr Lim

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine