18 de marzo de 2016
18.03.2016

Sin previsiones europeas, como mínimo, hasta 2017

El club había calculado para esta campaña 40 millones de ingresos por competiciones deportivas

18.03.2016 | 01:18
Sin previsiones europeas, como mínimo, hasta 2017

De no mediar una sorprendente remontada en las nueve jornadas de Liga que le restan al campeonato, el Valencia ya planea su futuro sin Europa, como mínimo, hasta el verano de 2017. La eliminación anoche ante el Athletic Club quema la última oportunidad de repetir participación continental, vista la situación clasificatoria en la Liga, en la que el conjunto de Gary Neville está anclada en la zona media-baja de la tabla, con el descenso más cercano que la séptima plaza.

No contar con el colchón europeo es todo un contratiempo y ralentiza la expansión del proyecto de Peter Lim. Amén del retroceso en el prestigio deportivo, el trastorno es sobre todo financiero. Para esta misma temporada había presupuestados 40 millones por ingresos en competiciones deportivas, supeditados a un buen papel en la Liga de Campeones, de la que se cayó a primeras de cambio, en la fase de grupos. Para que la Liga Europa resultase jugosa económicamente había que llegar, como mínimo, a la final. La ausencia internacional obligará a variar las cuentas. Una posibilidad pasa por ajustar a la baja los ingresos, la otra, obtener la contrapartida de las ventas millonarias de jugadores. La planificación deportiva en materia de fichajes, de no mediar grandes ventas, tendrá que revisarse, sin la alternativa de inversiones desorbitadas. Si bien Lim capitalizó su crédito de 100 millones de euros y abrió otra línea de crédito para los gastos de tesorería, ya en el último mercado de invierno Jesús García Pitarch manejó un presupuesto raspado para las incorporaciones de Cheryshev y Siqueira.

Polémica arbitral «española»
El duelo de anoche, además de la reconciliación escenificada entre la hinchada y el equipo, que rindió a gran nivel y con un elevado plus de intensidad, deja como noticia una amarga polémica arbitral. El error del italiano Daniele Orsato al no ver la mano de Susaeta, en la que se inició el gol de Aduriz, deja otro agravio en los arbitrajes sufridos por el Valencia en Europa ante equipos españoles. Una leyenda iniciada por el portugués Campos, en la final de la Copa de Ferias de 1964 contra el Zaragoza, y que en los últimos años se ha engordado con más ejemplos. En abril de 2010 el Atlético eliminó al Valencia de cuartos de la Liga Europa después de que el colegiado Florian Meyer no apreciase un claro agarrón a Nikola Zigic dentro del área, y que acabó con la camiseta rota del serbio como icono de aquella injusticia. Y en la ida de las semifinales de la Liga Europa de 2013/14, M´Bia marcó uno de los dos tantos del Sevilla (2-0) en claro fuera de juego. El camerunés, en la vuelta, frustraría la remontada valencianista con un tanto en tiempo de descuento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine