12 de abril de 2016
12.04.2016

Días contados para Feghouli

El Valencia suspende cautelarmente de empleo al internacional argelino, que intentó negarse a entrenar tras el partido ante el Sevilla - El extremo no renovará su contrato con el club en junio

12.04.2016 | 04:15
Días contados para Feghouli

La etapa en el Valencia de Sofiane Feghouli (Levallois-Perret, Francia, 1989) se agota sin gloria alguna. El club de Mestalla abrió ayer un expediente disciplinario y suspendió cautelarmente de empleo al jugador francoargelino. «Durante el periodo de tramitación y en espera de la resolución del citado expediente, el futbolista queda suspendido cautelarmente de empleo, de acuerdo con el convenio vigente AFE-Liga de Fútbol Profesional», se argumentaba en el comunicado del club.

Sin mencionar de forma explícita las causas, el Valencia habría tomado esta resolución porque Feghouli participó con desgana, según El Desmarque, en el breve entrenamiento post-partido que el entrenador Pako Ayestarán programó para los futbolistas no convocados y suplentes contra el Sevilla. Inicialmente intentó negarse, alegando molestias en el tobillo. Feghouli jugó los últimos 13 minutos del duelo relevando a Santi Mina. A esta indisciplina habría que añadir otra, cuando el jugador se ausentó del entrenamiento del pasado martes al cancelarse un vuelo desde París, ciudad a la que acudió en la jornada de descanso de la plantilla. Feghouli tampoco se ejercitó en el entrenamiento de ayer y no lo podrá hacer con el grupo hasta que no haya una resolución. El Valencia deberá especificar en los próximos días qué tipo de falta ha cometido Feghouli y con qué grado, leve o grave. Será entonces cuando se abra el plazo para que el futbolista presente recurso.

Como trasfondo queda el lento deterioro de las relaciones de Sofiane Feghouli con el club y con la grada, por la voluntad expresa del futbolista de no renovar su contrato, que expira el próximo 30 de junio. Convertido desde el pasado 1 de enero en agente libre, Soso es una de las grandes gangas del próximo mercado de invierno y ha sido pretendido por el Inter, el Fenerbahçe y su nombre también figura en la agenda de la Premier. El jugador pidió al Valencia cuatro millones de euros anuales para ampliar su relación con la entidad blanquinegra. Una cifra a la que el club no puede aspirar.

El distanciamiento de Feghouli también se ha trasladado a la grada. Ha pasado de ser un jugador valorado y bastante querido a estar prácticamente proscrito por los aficionados, que afean una supuesta falta de compromiso. El extremo fue abroncado por los ultras en el entrenamiento a puerta abierta del pasado viernes en la ciudad deportiva, y ante el Sevilla fue recibido con una sonora pitada por un sector mayoritario del estadio, en una tarde caracterizada precisamente por la comunión entre equipo y afición. Como metáfora de la evidente desafección queda la celebración del segundo tanto contra el conjunto de Emery. Mientras el equipo y los aficionados festejaron el gol con la máxima euforia, Feghouli apenas expresó emoción por el decisivo tanto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine