12 de abril de 2016
12.04.2016
Liga

La primera parte contra el Sevilla como paradigma

La generación de ocasiones a en saques de esquina y faltas satisfizo a Paco Ayestarán

12.04.2016 | 04:15
La primera parte contra el Sevilla como paradigma

En su presentación como técnico, Pako Ayestarán afirmó que su prioridad número uno sería «encontrar una idea y trabajarla hasta la extenuación». El entrenador vasco ya ha encontrado un paradigma, un molde desde el que insistir y crecer, como fue la primera parte contra el Sevilla en Mestalla. El Valencia desplegó unas estadísticas arrolladoras sobre su rival. En los primeros 45 minutos el conjunto blanquinegro, agarrotado en ataque durante toda la temporada, llegó a chutar hasta en 17 ocasiones „seis entre los tres palos, por cero del Sevilla„ y dominó la posesión con solvencia y dobló en pases (209 frente a 102) a su oponente. Acumuló hasta 8 saques de esquina „7 únicamente en los primeros veinte minutos„ por solo uno del rival.

Al Valencia solo le faltó pausa en el último pase y acusó precipitación en el remate, circunstancias lógicas por el grado de ansiedad acumulado, pero recuperó la fluidez para desbordar y los caminos hacia el gol. Uno de los aspectos que más satisfizo a Ayestarán fue que el equipo empieza a plasmar el trabajo en las jugadas a balón parado. El entrenador quiere que su equipo recupere la contundencia defensiva y atacante en los saques de esquina, una de las vías rápidas para decantar partidos que en esta temporada apenas se ha explotado, a diferencia del año pasado, donde Otamendi hizo de este arte un festín.

Una de las prioridades de Ayestarán era que el Valencia sacase, lo más pronto posible, tajada de las acciones de falta. Con el segundo gol, en tiempo de descuento, botado por Dani Parejo, el equipo encontró la recompensa. El centrocampista de Coslada, uno de los jugadores más criticados este curso, es una de las piezas sobre las que Ayestarán quiere que pivote, a toda costa, su Valencia.

El aspecto mental, generar un entorno de confianza sobre los jugadores para que saquen a relucir su potencial real, ha sido otra de las urgencias de Ayestarán. El técnico ha trabajado específicamente en varios jugadores. Uno de ellos ha sido Aymen Abdennour. El central tunecino, uno de los fichajes estrella de la temporada, había rendido muy por debajo de las expectativas. Una de las premisas del preparador ha constado en liberar al zaguero ordenándole que toque de primeras, con más decisión, abriendo el juego al lateral, al central o al portero. Se le ha pedido que busque la opción más sencilla y sin aguantar, como hacía hasta el momento, la posesión, arriesgando a equivocarse. El equipo ha avanzado líneas y al menos en la primera parte estuvo impecable en la anticipación, además cometiendo pocas faltas, únicamente seis. La constancia mejorará con un mayor ritmo físico. El gran lunar de un equipo que aguanta 70 minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine