06 de junio de 2016
06.06.2016

El año de la redención de Rodrigo

Ayestarán cree que al delantero hispano-brasileño no se le ha sacado todo el potencial que tiene por su versatilidad, velocidad y desequilibrio - El futbolista, afectado por la irregularidad y las lesiones, quiere demostrar su valía en Mestalla

06.06.2016 | 04:15
Rodrigo Moreno, en la ciudad deportiva de Paterna.

Pako Ayestarán está convencido de que la mejor versión de Rodrigo Moreno está por llegar. El técnico valencianista tiene una confianza ciega en el delantero hispano-brasileño, de 25 años, cuyo rendimiento en sus dos primeras temporadas en Mestalla no ha estado a la altura de las expectativas que originó su fichaje, procedente del Benfica y cifrado en 30 millones de euros.

En este tiempo, Rodrigo ha dado la imagen de ser un atacante de innegable potencial pero desubicado, por varios factores: el eterno debate de su ubicación en el campo, pegado a banda, le ha restado gol. Desde su llegada se le colgó erróneamente una etiqueta de goleador que no se corresponde con sus mejores virtudes, como la de desbordar y generar ocasiones de peligro para otros compañeros de ataque. Por otro lado, la intermitencia de las lesiones ha afectado directamente a su rendimiento, al no disponer de regularidad en el «once». Por último, la pésima temporada colectiva del Valencia acabó arrastrando a Rodrigo, al igual que a la mayor parte de una plantilla cuya imagen no ha salido reforzada.
No obstante, ni los números ni las sensaciones han alterado la opinión que Ayestarán tiene de Rodrigo y es de la opinión de que no se ha aprovechado hasta el momento todo el potencial del que dispone el jugador. Para el preparador vasco, Rodrigo ofrece sobre todo alternativas. Es el atacante más versátil de la plantilla al tener capacidad para jugar por las dos bandas pero también por el centro, como segundo delantero. Es en esa posición en la que se siente más a gusto, en la que triunfó en el Benfica y donde podría tener más opciones en el inicio de la próxima temporada. Por lo demás, en el cuerpo técnico valencianista está la opinión extendida de que Rodrigo es un futbolista con mucha velocidad y desequilibrio. Un jugador muy útil para agitar partidos que estén bloqueados y que podría formar con Paco Alcácer una pareja de delanteros todavía bastante inexplorada.

Son detalles que Ayestarán ha comprobado en los entrenamientos y en partidos de la pasada temporada, como el disputado contra el Eibar en el que Rodrigo, pese a no marcar, participó en los cuatro goles del Valencia, ya fuera iniciando la jugada o asistiendo a un compañero.
Las estadísticas de Rodrigo en sus dos primeros años tienen amplio margen de mejora. Empezó la campaña 14-15 con fuerza y llegó a ser convocado para la selección, pero su nivel fue bajando enteros acusando un raro registro hasta ese momento en su trayectoria, como las expulsiones (tres en su primer año, una en el curso pasado). En total, incluyendo todas las competiciones oficiales, Rodrigo ha jugado 68 partidos con el Valencia (22 saliendo desde el banquillo), ha marcado 10 goles y ha asistido en otros 7. Ha disparado 117 veces, 51 entre los tres palos. La estadística se desvirtúa al haber cometido más faltas que las que ha recibido (67 contra 56), y a pesar de no acumular muchas amarillas (8), ha sumado excesivas rojas.

El futbolista, por su parte, tiene la mente puesta en demostrar su valía real con el Valencia. Entrevistado en Levante-EMV el pasado 29 de abril, no dejó dudas: «Es evidente que la temporada no ha sido buena y que la afición tiene todo el derecho a protesta. Mi planteamiento es seguir aquí, todavía tengo cosas que demostrar. Todos nosotros nuestra exigencia, orgullo y las ganas de hacer las cosas bien. Ojalá pueda ser así. Mi idea es seguir».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine