17 de octubre de 2016
17.10.2016

Fin de semana de cautela con la sanción de la CE

El club guarda silencio públicamente ante los posicionamientos de Ximo Puig y Mónica Oltra, mientras sigue trabajando para ultimar su recurso

17.10.2016 | 09:16
Fin de semana de cautela con la sanción de la CE

El Valencia pone el foco en lo deportivo, la gran prioridad del club en estos momentos. El estreno de Cesare Prandelli cobraba tal relevancia que ayer otros temas candentes, como la multa de la Comisión Europea o los movimientos de cara al mercado de fichajes en dos meses, quedaban en un segundo plano. Sobre todo en el caso de la sanción de 23,3 millones de euros de Bruselas, y cuyo pago se debe resolver antes del 6 de noviembre, el club está muy atento a cada novedad y no es ajeno a las señales que llegan desde el gobierno valenciano, pero se prefiere públicamente mantener la cautela y un perfil bajo, mientras sigue el trabajo en los despachos.

Eran las 17:03 horas cuando Cesare Prandelli pisó el césped del primer estadio español que visita como técnico del Valencia. El entrenador italiano estuvo departiendo animadamente durante un par de minutos con su colega Abelardo, y echó un primer vistazo a las gradas del que es el campo más antiguo de todo el fútbol español. No fueron muchos los jugadores que saltaron al césped antes del calentamiento y solo se pudo ver un corro formado por Fede, Munir, Gayà y Medrán. Quien recibió muchos saludos durante toda la jornada fue Mario Suárez, cuyo padre es asturiano. Ya por la mañana recibió en el hotel de concentración a una nutrida representación familiar.

Uno de los aspectos que más inquietaba al nuevo cuerpo técnico era la posible aparición de la lluvia, prevista para la hora del partido. Durante toda la jornada aguantó el cielo, bastante nublado y con intervalos aislados soleados. Por si las moscas, los operarios de El Molinón regaron el césped hasta una hora antes del encuentro.

No hubo demasiada presencia de aficionados valencianistas en El Molinón. El desplazamiento era largo y el momento deportivo del equipo no anima. Sí compareció el que nunca falla, Jorge Iranzo, incombustible y siempre presente en cada visita a un estadio rival. Hasta el hotel de concentración sí se acercó una familia gijonesa „padre y dos hijas„, y que son declarados aficionados del Valencia: «No somos muchos asturianos valencianistas, pero no nos rendimos», afirmaba con un indisimulado punto de orgullo José, blanquinegro «desde que en la juventud me enamoré de los goles del Piojo López».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine