07 de noviembre de 2016
07.11.2016

El equipo que se frena con el viento a favor

El Valencia otra vez no sabe sacar provecho de un contexto favorable, esta vez con el 0-1 y la crispación arbitral de cara

07.11.2016 | 04:15

Tiene un problema el Valencia para gestionar esos momentos en los que el viento le sopla a favor. Pasó contra el Barça, cuando no se supo gestionar el 2-1 a favor ni los minutos finales con contras favorables. Ayer en Balaídos se reprodujo la situación. Campeaba el 0-1 en el marcador y Balaídos se desesperaba, crispadísimo, con la actuación de Clos Gómez. Los jugadores locales parecían presos de la histeria desde que el colegiado aragonés „con un historial abundante en agravios contra los valencianistas„ no había decretado el claro penalti de Garay sobre Guidetti. Lejos de acunar toda esa desesperación a su favor, el Valencia dejó que el Celta, con más corazón que claridad de ideas, se le subiese a las barbas y empatase a dos minutos del final. Se echaba por tierra toda la laboriosa tarea de la primera parte.

El frío viento de la ría, una singular megafonía que mezcla heavy metal, «El Equipo A», cantos regionales y Gloria Gaynor, junto a docenas de gaviotas sobrevolando a corta altura el terreno de juego dan la bienvenida a Balaídos e instalan en el húmedo aire la advertencia de que el estadio del Celta es uno de los campos más particulares de la Liga. La apariencia desangelada de sus gradas abiertas no deben inducir a la confusión. Si no sales enchufado, el Celta se te lleva por delante. El Valencia captó el mensaje y salió con la voluntad de mandar, sobreviviendo a los resbalones por la humedad de un césped levantado al cuarto de hora y con Nani y Parejo marcando personalidad. El de Coslada, ayer capitán, se dedicaba a desmontar varios de los tópicos que le acompañan, el de futbolista frío y pasivo: corrió como el que más y puso la pierna como nadie. Con la calma acostumbrada pateó el penalti que dejaba la tarde en bandeja.

Las únicas desconexiones aparentes llegaban desde la banda derecha. Fede Cartabia negaba el primer toque y se perdía en su laberinto, y Cancelo palidecía con las ataduras defensivas del lateral. Fue Clos Gómez quien descarchó el ambiente de un estadio hasta ese momento dormido. Un caldo de cultivo crispado „ desde uno de los fondos se cantaba «Valencia es Cataluña»„ que los valencianistas no supieron aprovechar para, al menos, ganar la batalla psicológica del descanso.

El Celta, sin embargo, seguía lejos de serenar las pulsaciones. A poco que triangulase, se descosía la defensa local, afectada por las bajas. Nani por tres veces, Rodrigo, un rechace para Parejo, balones que se paseaban por el área grande... El hachazo, tal vez, dependía de un revulsivo en los cambios.

El partido pedía la frescura de Munir, pero lo cierto es que fue el Celta el que acabó replegando al Valencia hacia su área, al tiempo que el sol se escondía y bajaba la temperatura. El panorama pintaba desalentador y Guidetti, «SuperGuidetti» por estos pagos, el delantero sueco con ascendencia italo-brasileña y criado bajo el sol de Kenia, anotaba el 2-1 y eliminaba el último rastro de reacción del nuevo Valencia de Prandelli. Solo quedó tiempo para intentarlo con Santi Mina, abroncado en su regreso a casa. 10 puntos de 33. Winter is coming.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Valencia CF

El Valencia Mestalla se da un festín en Paterna
El Valencia Mestalla se da un festín en Paterna

El Valencia Mestalla se da un festín en Paterna

Los goles de Rafa Mir, Aridai, Nacho Vidal y Jordi, por partida doble, afianzan al filial...

Pellegrino: «Sabíamos que irían justos»

El «Flaco» reconoce que plantearon «un partido con mucho ritmo» por el desgaste del Valencia ante...

"Estamos disgustados, hicimos un gran esfuerzo"

"Estamos disgustados, hicimos un gran esfuerzo"

Voro defiende la actitud del Valencia pese a la derrota final: «Durante todo el partido tuvimos...

Regreso a la mediocridad

Regreso a la mediocridad

El Valencia sirve en bandeja la remontada al Alavés, en ocho minutos letales, tras un partido en...

Rinaldismo enfurecido

Rinaldismo enfurecido

La La Land, Leicester, Ranieri. El amor y la amargura bailan juntos. La película. Entrenador...

Entrega pero sin claridad de ideas

Entrega pero sin claridad de ideas

El Valencia no pudo aguantar el asedio del Alavés y aunque se mostró solidario acabó perdiendo -...

Enlaces recomendados: Premios Cine