13 de mayo de 2018
13.05.2018

La discreta normalización de Alemany

13.05.2018 | 02:44
La discreta normalización de Alemany

Si estuviera inmiscuido Mateu Alemany en el encuentro antinuclear entre Trump y Kim Jong-un, lo más probable es que los protagonistas salieran de su fortaleza de Singapur sonrientes, apuntándose un tanto, con el problema aplazado para otro día. Mientras en la foto algún diplomático a un lado celebraría eufórico el acuerdo, Alemany permanecería en la trastienda, acariciando en la sombra el triunfo.
El profesional ha acometido una de sus obras más impecables. Podría exigírsele resultados sobre un cuantioso patrocinio, avances en la venta de Mestalla€ Pero básicamente ha hecho lo imprescindible un poco antes: prepara al club para adaptarse a sí mismo y sus circunstancias, que incluyen el entendimiento entre entorno y propiedad.

Lo ha hecho por la vía deportiva, que es como se logran las cosas en un club de fútbol. A lo loco, prescindiendo de entrenadores fakes, rodeándose de gente de confianza del entrenador en lugar de promover a boicoteadores internos€ Hoy la lógica, ayer una utopía.
Si el Valencia puede darse por satisfecho de un año en el que fueron a mejor aspectos estructurales, la administración Lim puede estar todavía más aliviada. Alemany les ha salvado todo un matchball reputacional cuando parecía que no había remedio. Hace un telediario Lim había perdido todo atisbo de confianza (y mira que la tuvo, tan fervorosa), era persona non grata en Mestalla y los mensajes de sus enviados ya no tenían apenas parroquia.

El producto de un año de trabajo discreto, y un hilo recomponiendo muchos descosidos, ha dado las visitas tranquilas de Lim, viendo perder a su equipo cada vez que se asoma pero sin ápice de cuestionamiento público. Los de Singapur han vuelto a recuperar la fuerza. La prueba es que ahora no se discute sobre conveniencia de su poder o la posibilidad de una alternativa, sino sobre botellas de champagne y fotos de vestuario. Ya no se habla de oscuras tramas portuguesas, sino de conexiones asturianas convenientes. Ya no se le acusa de remota lejanía, sino que se ironiza sobre las múltiples visitas de Lim para ver al Valencia con el Getafe.
Alemany ha preparado el club para el siguiente paso. Que le sigan dejando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine