Calabuig tilda de «hachazo» para Valencia los presupuestos de la Generalitat para la capital

El portavoz socialista asegura que la reducción en las partidas para la ciudad asciende al 28,6%

31.10.2013 | 23:01

El portavoz del grupo municipal socialista, Joan Calabuig, asseguró ayer que la caída de inversiones de la Generalitat supone un «hachazo» para Valencia y precisó que el presupuesto autonómico «cae un 19, 6 millones de euros que representan un 28,6 por ciento menos que en 2013».
Joan Calabug admitió que el presupuesto presentado por el Gobierno valenciano prevé que a Valencia lleguen 48,9 millones de euros aunque si se excluye la inversión en equipamientos administrativos, «la cifra se reduce a 28,3 millones».
«La reducción está motivada por que la Generalitat no incluye ningún proyecto nuevo y por otra parte desaparecen los 23,5 millones que en 2013 se destinaban a la conclusión del Complejo administrativo 9 d'Octubre», explicó.
Estos datos contemplan todas las inversiones previstas por la Generalitat, incluyendo las de reposición, reformas y equipamientos de edificios administrativos. «Si considerásemos exclusivamente las inversiones en la ciudad, la reducción llega al 42,7 por ciento», apostilló.
Según el portavoz, estos datos
suponen «un inmenso agravio a la ciudad, si tenemos en cuenta que la Generalitat Valenciana mantendrá las inversiones en 2014 al nivel de 2013, con una reducción de sólo el 2,3%».
Destacó que la inversión total de la Generalitat en 2014 llegará a 1.129 millones, «lo que equivale a 226,3 euros por habitante, mientras que en Valencia, contemplando todas las inversiones como equipamientos y reformas, la cifra se reduce a 61,5 euros por habitante».
Para Calabuig, estas cifras «ponen en evidencia la falta de ambición y de voluntad de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a la hora de exigir inversiones para la ciudad», así como la «pérdida de influencia política» de la alcaldesa sobre la Generalitat.
Los socialistas destacan que no hay dinero para inversiones ya previstas como la rehabilitación de edificios en Ciutat Vella, el edificio de 184 viviendas de promoción pública en Sociópolis (La Torre) y los nuevos centros docentes, como los colegios 102 de Benicalap o el «tristemente famoso» 103 de avenida Baleares, ubicado «provisionalmente» en barracones, o la ampliación del Instituto de Benimámet y Orriols.