Mi hermana es ilegal

07.11.2013 | 23:35

Mi hermana (de otra madre) nació en España, así que cuando mi madre me dijo que no era española me quedé perplejo. A diferencia de mí, ella necesita tener los papeles en regla si no quiere ser ilegal y eso es indignante.
Cualquiera que lea estas primeras líneas puede pensar o bien que no le interesa o bien que le interesa, comparte mi perplejidad y se pregunta por qué es de interés general. Pues bien, traigo aquí el caso de mi hermana porque día a día me refuerzo en mis ideales. Unos ideales que hablan de la ausencia de barreras entre países más allá de las administrativas, de la libre circulación de personas frente a la trata de personas que todavía vivimos y, por supuesto, del trato igual entre personas.
Con el crecimiento económico en España, la inmigración creció. La cantidad de personas que venían en búsqueda «del sueño» aumentó rápidamente y entonces la mano de obra barata «venía bien». Ahora, las cosas han cambiado. El inmigrante se ha convertido en un problema y peligrosas mentalidades se están asentando en el subconsciente de parte de la ciudadanía española. No sólo eso, el Gobierno se adapta al clima y adopta una postura peligrosa.
En los últimos días hemos visto cómo el Ministerio de Interior ha adoptado como política pública la de volver a instalar cuchillas en la frontera con Marruecos. Os preguntaréis por qué destaco la palabra «volver». Lo hago porque denota un paso atrás y, además, muestra una forma de concebir la inmigración como un peligro del que protegerse.
A veces me estremezco. Pienso en mi hermana siendo arrestada y me retuerzo. A menudo se me sobrecoge el alma al pensar que fuimos nosotros los que creamos esas cárceles llamadas Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE). Ciertamente se cometen errores y la lectora nos perdonará por ello. El propio partido, con su lentísima estructura, está tratando de movilizar su enorme cuerpo de gigante, dar la vuelta hacia su público (nosotros) y balbucear un simple pero necesario «lo siento», un inicio para el cambio.
Mi «jefe político» (y creedme que tengo pocos jefes) en la Secretaría de Integración del PSPV, Wilson Ferrús, desde un primer momento me dejó claro qué opinaba al respecto: los CIE se han convertido en cárceles, cometimos un grave error y es esencial reorientarlos.
Estos centros no pueden convertirse en cárceles por una sencilla razón: no encierran delincuentes. El hecho de tratar como delincuente a alguien que no ha cometido ningún delito va, en sí mismo, contra los derechos humanos. Lo que en teoría son centros de retención administrativa, en la práctica son cárceles en las que se llega a practicar el abuso ¡y eso es intolerable. La teoría ha de traerse a la práctica, se han de abrir las puertas de estos sitios, que corra el aire y la corrupción salga; que sean, en definitiva, una instancia administrativa de retención temporal, y con vías a la regularización, de la persona indocumentada.
En sociedad, acostumbramos a poner barreras a la propiedad. Barreras que tratan de proteger nuestros bienes del ajeno por medio de, por ejemplo, cuchillas en las vallas de nuestros jardines porque lo consideramos peligroso, ya que viene o a robar o matar. A los perros se les ponen collares de pinchos cuando se les quiere adiestrar. Hoy, a España, vuelven los collares de pinchos contra el inmigrante peligroso que viene o a robar o a matar. Seamos conscientes.

València

Sale a concurso la ampliación de la entrada a València por la V-21 con 29 millones de euros

Las obras permitirán desdoblar los carriles de acceso tanto en el paso inferior como en la glorieta

El centro camerunés niega las denuncias y los sindicatos apoyan a la Policía Local

CC OO y STA-IV focalizan sus críticas en la portavoz municipal de València en Comú por atacar a...

Los empresarios de apartamentos aceptan la tasa turística con condiciones

Los empresarios de apartamentos aceptan la tasa turística con condiciones

Exigen que el dinero recaudado revierta en la oferta de la ciudad y los protocolos sean claros

Sanidad usa un nuevo veneno para las ratas de los árboles y avisa de que irán por la calle moribundas

El producto químico lo ingieren los roedores durante tres días y tarda otros cinco en hacer el...

Adjudican las obras del túnel de Germanías con cámaras de seguridad para viandantes

Adjudican las obras del túnel de Germanías con cámaras de seguridad para viandantes

Binaria realizará los trabajos de remodelación por un importe total de 279.543 euros y un plazo de...

Los ´clicks´ vigilan la ciudad

Los ´clicks´ vigilan la ciudad

Un joven artista de 23 años afincado en València llena las calles de pequeñas esculturas basadas...