Pagarán 660.000 € por dejar inacabada la Ciudad del Rugby

El consistorio exige a la empresa parte del contrato, las garantías previas y una indemnización

12.11.2013 | 16:46
Uno de los campos nuevos de la Ciudad del Rugby, recién inaugurado.
Uno de los campos nuevos de la Ciudad del Rugby, recién inaugurado.

El Ayuntamiento de Valencia exige a la empresa Asedes Infraestructuras, antes Ezentis, adjudicataria del contrato del polideportivo de Quatre Carreres, más conocido como Ciudad del Rugby, y actualmente en concurso de acreedores, más de 661.000 euros en concepto del contrato inclumplido, de las garantías ofrecidas antes de la firma del mismo y de indemnización por daños y perjuicios al consistorio.
En concreto, el Ayuntamiento de Valencia acordó en la Junta de Gobierno del pasado viernes desestimar las alegaciones presentadas contra el acuerdo de la junta del 14 de junio, en el que ya reclamaban las cantidades, y exigir a Asedes 152.501,38 euros, correspondientes de la liquidación del contrato y a la suma de dos certificaciones negativas: una en concepto de equipamiento y otra en concepto de obra. Estas cantidades fueron aprobadas en enero de 2012. Asimismo, el consistorio exige un total de 280.951,97 euros de indemnización, desglosados en concepto de obra o equipamiento no certificados ni ejecutados, de mejoras no ejecutadas o del mantenimiento de las instalaciones los próximos años, del que se hará cargo del club de rugby Les Abelles tras firmar un convenio con el ayuntamiento.
Finalmente, se ejectuarán las garantías de seguro de caución y aval de las dos empresas que apoyaron a Ezentis en su día, un total de 228.657,63 euros. Se trata de fianzas depositadas en el consistorio, que se quedará con ellas y que se sumarán a las cantidades exigidas a la mercantil.

Funcionamiento a medio gas
Lo cierto es que la Ciudad del Rugby funciona desde hace más de dos años, cuando Les Abelles entró a entrenar, por fin, en las instalaciones que costaron 4,4 millones con cargo al Plan E y que tenían que estar terminadas el 31 de diciembre de 2010, como todas las obras con cargo al conocido como «plan Zapatero». El equipo entró en la Ciudad del Rugby tras negociar con el ayuntamiento hacerse cargo del mantenimiento a cambio de usar los campos. Tras dos años con la primera piedra puesta, el ayuntamiento decidió desbloquear el proyecto retirando la carga urbanística a los promotores del PAI Quatre Carreres. El ayuntamiento incluyó la construcción de las instalaciones en los presupuestos de 2010 y se puso manos a la obra.
El centro de Quatre Carreres cuenta con dos campos de rugby „uno con una pequeña tribuna, y otra sin ella para poder reconvertirlo en dos campos de fútbol 7„, varias pistas de pádel y un campo de fútbol. Las instalaciones cuentan, además, con ocho vestuarios, una sala de musculación, una multiusos y una enfermería.