Los vecinos de Barón de Cárcer rechazan el doble sentido de la avenida

Piden la peatonalización de los accesos al centro de la ciudad y la reserva de los aparcamientos para residentes

15.11.2013 | 00:00

Vecinos del centro de Valencia mostraron ayer en asamblea su oposición a los planes de la administración para el aparcamiento de la Plaza Ciudad de Brujas y para la avenida Barón de Cárcer. No quieren que las plazas de garaje sean para rotación y que la avenida se haga de doble sentido, pues eso la convertiría en una "carretera" y acabaría con toda posibilidad de mejora en la movilidad de la zona. Muy al contrario, piden su peatonalización, lo mismo que reclaman para accesos a Ciutat Vella como la calle La Paz y Serranos.
La asamblea se celebró ayer en los locales del Micalet después de que la Asociación de Vecinos del Carmen y la Coordinadora de Ciutat Vella buzonearan toda la zona invitando a los residentes a pronunciarse sobre los planes municipales. Entienden que el aparcamiento de la Plaza Ciudad de Brujas debe ser para los residentes del centro, a precios asequibles y sin reservas para la rotación, pues eso aumenta el tráfico de la zona. No es posible, aseguran, que se haga un aparcamiento que atraiga vehículos hacia el centro cuando todos los informes, incluido el Plan de la Movilidad Urbana de Valencia, hablan de una progresiva retirada del tráfico a la periferia en beneficio de los transportes públicos, el peatón y la bicicleta.
Con la misma argumentación se oponen a la conversión de la Avenida Barón de Cárcer en una vía de doble sentido, una opción barajada por el Ayuntamiento de Valencia para peatonalizar el entorno de la Lonja y dar acceso al aparcamiento antes citado.
El mismo Plan de Movilidad defiende la peatonalización de todo el centro de Valencia y desde las plataformas vecinales se insiste en esta opción empezando por los accesos a Ciutat Vella, entre ellos la calle de la Paz y Serranos. Con estas vías abiertas lo único que se consigue, a su juicio, es que muchos coches crucen de lado a lado de la ciudad por el casco antiguo, cuando ese tráfico debería sacarse a las rondas.
Los tres partidos de la oposición, representados en la asamblea, se comprometieron a llevar sus propuestas ante el equipo de Gobierno municipal.