Urbanismo eximirá a un colegio religioso de Benimaclet de la cesión de viales tras unas obras

Sarrià (PSPV) cree que Alfonso Novo «podría incurrir en prevaricación» si se basa en un planeamiento no aprobado

19.11.2013 | 01:29

El concejal socialista Vicent Sarrià denunció ayer que el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, propondrá hoy en la comisión que se exima a un colegio religioso de Benimàmet (Instituto de Religiosas Operarias del Divino Maestro-Avemarianas) de la cesión de los viales que les corresponde al realizar obras de reforma y ampliación del centro educativo.
Para Sarrià, lo más grave es que la propuesta que presenta el concejal de Urbanismo no está avalada por el Servicio de Gestión Urbanística, cuyos técnicos han emitido informes contrarios, diciendo que no puede otorgarse licencia porque no se ajusta a la normativa urbanística vigente al faltar la cesión de viales recayentes a la Avenida de la Estación.
El Gobierno municipal, tal como señaló Sarrià, pretende eximir de esta cesión de viales y urbanización de este tramo de calle, que son exigibles en el planeamiento vigente del PGOU, porque en la revisión del Plan General se contempla incluirlos en un nuevo sector urbanizable y por tanto no prevé la cesión el planeamiento futuro.
Sarrià recordó que las licencias se conceden de acuerdo con el planeamiento vigente, no en función de las expectativas de un nuevo planeamiento, como es la revisión del PGOU, que ni siquiera ha sido aprobado provisionalmente y que es muy probable que quede en papel mojado.
«Conceder una licencia, sin exigir la cesión de viales, basándose en un planeamiento que no está aprobado es vulnerar la legislación urbanística y podría ser causa de prevaricación», asegura Sarrià, que señala que Novo «debería mirar bien lo que aprueba, porque la ley es igual para todos, y los tratos de favor no tienen soporte jurídico y no forman parte de las buenas prácticas urbanísticas».
Sarrià recordó que se trata de un caso similar al que ya ocurrió con las Escuelas Pías de la Malva-rosa, a quienes no se exigió la cesión de viales y después el centro religioso pidió al ayuntamiento la expropiación de esos terrenos que se tenían que haber cedido al concederle la licencia de obras.