Cuatro meses con la puerta del juzgado de guardia rota

18.11.2013 | 23:31
Cartel que informa a los usuarios del problema.
Cartel que informa a los usuarios del problema.

Los trabajadores del juzgado de guardia de Valencia colocaron ayer un cartel en la entrada para informar a los ciudadanos que la puerta de acceso lleva rota «más de cuatro meses». La puerta la rompió una mujer que acudió a la oficina de presentaciones con su pareja a pesar de que el hombre tenía una orden de alejamiento en vigor que le impedía estar con ella. La policía identificó al hombre y lo arrestó por el quebrantamiento de condena. La mujer rompió la puerta en una ataque de rabia.
El problema es que la Conselleria de Justicia no ha repuesto en este tiempo la puerta a pesar de que supone un punto débil para la seguridad del propio juzgado de guardia. Los operarios han colocado un tablón de madera que cualquiera puede tumbar.

València

Denuncian a una discoteca del Perellonet por una fiesta para menores sin autorización

La Guardia Civil y la Policía Local requisan en la sala más de veinte botellas de alcohol

Conoce las seis rutas que recorren l´Albufera

Conoce las seis rutas que recorren l´Albufera

El Ayuntamiento de València ofrece seis itinerarios para descubrir el parque natural al completo

El ayuntamiento contrata a 55 jóvenes para cuidar la Devesa

El ayuntamiento contrata a 55 jóvenes para cuidar la Devesa

Habrá equipos para limpieza, mantenimiento de l'Albufera, prevención de incendios y reproducción...

Y llegó el bikini

Y llegó el bikini

hoy no extraña a nadie, en las playas y piscinas, ver las prendas que se utilizan como vestimenta...

"Eixiren a nos tots los sarrains e les sarraines ab gran alegría"

"Eixiren a nos tots los sarrains e les sarraines ab gran alegría"

Paterna se asienta sobre un cerro coronado por su esplendorosa y grácil Torre. Sus moradores se...

José Benavent: "A València aún le queda recorrido turístico, pero estamos llegando al límite"

José Benavent: "A València aún le queda recorrido turístico, pero estamos llegando al límite"

«Queremos que vengan más turistas, pero turistas que gasten más y no saturen el espacio público»