Una patrulla de voluntarios vigilará el patrimonio

Un nuevo grupo llamado Argos, en el que participan estudiantes de Historia del Arte, inspeccionará el centro urbano a partir de 2014

01.12.2013 | 00:14

A los colectivos Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, Cercle Obert de Benicalap y Rutas Ciudadanas de Valencia se les sumarán, a partir del mes de enero de 2014, los estudiantes del grado universitario de Historia del Arte de la Universitat de València, para crear una «patrulla ciudadana» que tendrá como principal misión fundacional vigilar el estado del patrimonio histórico y cultural de Valencia. Bajo el nombre de Argos, estos universitarios y estos grupos de voluntarios, entre los que se encuentras arquitectos, historiadores, periodistas y profesionales de diversos ámbitos, realizarán rutas periódicas, como las que ya se están efectuando, para marcar de cerca el estado de los monumentos y espacios protegidos de Valencia.
Primera batería de propuestas
Diferentes representantes de todos los colectivos implicados en esta iniciativa mantuvieron ayer la primera reunión, una sesión preparatoria con la que se pretende dar forma al nuevo grupo. De este encuentro inicial ya se han obtenido algunos acuerdos, como por ejemplo, proponer a las administraciones públicas una batería de medidas respecto a la protección patrimonial. Fuentes de estos colectivos confirmaron que en una de las propuestas se solicita que la catalogación de la muralla árabe, considerada Bien de Relevancia Local (BRL), pase a ser Bien de Interés Cultural (BIC). También se pide colocar una placa en la calle Vidal, en la esquina con la calle Cardona, para que se recuerde dónde residió el humanista Luis Vives.
Asimismo, se redactará una carta al Ministerio de Cultura para dotar de más recursos el Museo Nacional de Cerámica González Martí, así como una ampliación de sus instalaciones. En este misma línea, se insta a que los palacios públicos y privados estén accesibles al público durante cuatro días al mes, tal como marca la Ley de Patrimonio Valenciano.
Por último, estas entidades insisten tras esta primera reunión, en que el edificio de L'Alqueria de Julià, considerada como BIC en un suelo propiedad de un banco, pueda ser expropiada, ya que contiene un jardín de condiciones similares a las del de Monforte.

Noticias relacionadas