14 de abril de 2015
14.04.2015

El Camí de la Mar acogió el primer altar datado en 1461

El Consell considera una «joya del teatro español y expresión viva de un pueblo» los «miracles» de Sant Vicent Ferrer en su declaración como BIC

14.04.2015 | 04:15
El Camí de la Mar acogió el primer altar datado en 1461

Los «miracles» de Sant Vicent Ferrer constituyen, según la Consellería de Educación, Cultura y Deporte, «una joya del teatro español», y una de las manifestaciones «más significativas del teatro valenciano». Son, según el decreto del Consell que los declaró el pasado viernes como Bien de Interés Cultural Inmaterial, «expresión viva y popular de un pueblo, de origen vecinal, surgida y perfeccionada a través del tiempo». Se destaca, además, la figura del santo, que vivió en el «período más brillante política y culturalmente en Valencia, que en 1455 es elevado a los altares, con lo que su memoria y esplendor se agigantan». El año 1461 es la fecha tradicionalmente admitida como la del primer altar, en el camí de la Mar y levantado por Joan Garrigues. Una imagen del santo con una inscripción que relataba el suceso y unas sencillas luces irían dando paso a elementos decorativos como flores, telas preciosas y figuras que representaban los milagros. La práctica se extendería a otras calles de Valencia, pese a las protestas de los vecinos de la calle del Mar, que consideraban este acto devocional como exclusivo.

En 1598 había ya numerosos altares, además de concursos para premiar los mejores, así como las iluminaciones más ricas y ornamentales. El proceso evolutivo introduciría elementos como rocas, autómatas, títeres o actores y bultos hasta el formato actual. El milagro más antiguo conservado data de 1817, aunque las primeras cofradías y esclavitudes nacieron en el ámbito gremial a finales del siglo XV. Se trata del manuscrito del padre Luis Navarro, con el título de «El fill de l'especier» y cuya temática es la curación de un amigo de la infancia de Vicente Ferrer. Con el formato de coloquio se conserva el miracle «La font de Llíria», el más antiguo publicado e impreso en Valencia en 1822.

Las figuras de aquellos primitivos milagros eran la del santo, el fraile motiló que le acompañaba y el diablo, unas veces encarnado en el cuerpo de una mujer. Otras, en el de un hombre, disforme y contrahecho. Alguien iba leyendo en voz alta el texto del romance y cuando en los últimos versos Sant Vicent desenmascaraba al demonio, éste desaparecía envuelto por las llamas y el humo de la pólvora que se encendía. El estilo decorativo de los altares queda restringido además a seis tipologías: florero „ montaje efímero„, neogótico, neobarroco, academicista, modernista y vernacular. Los protagonistas principales continúan siendo niños y niñas que no hayan cumplido los quince años. Los autores de milagros en el siglo XIX pertenecen a la élite cultural de la época como Vicent Boix, Bernat i Baldoví, Félix Pizcueta, Eduard Escalante o Constantí Llombart.

A partir de 1940 la evolución social valenciana conllevó una importante tendencia al uso del castellano, con una creciente dificultad para encontrar niños con un dominio del valenciano suficiente para una representación digna. Con la finalidad de estimular la calidad lingüística y de expresión valenciana tanto en los llibrets como en los pequeños actores, Lo Rat Penat instituyó un concurso de milagros. Ya en 1943 se constituyó la Agrupación Vicentina, que pasaría a llamarse más tarde Junta Central Vicentina de las Asociaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

El Ayuntamiento de València ahorra 152.000 euros en luz gracias a un software

El programa optimiza el gasto de los edificios públicos y prevé un ahorro anual de 400.000 euros

La Marina de València pasa de registrar pérdidas millonarias a vislumbrar el superávit

La Marina de València pasa de registrar pérdidas millonarias a vislumbrar el superávit

A finales de septiembre se licitará el varadero, con un canon previsto de un millón de euros al año

Las cinco heladerías inolvidables de Valencia

Las cinco heladerías inolvidables de Valencia

Descubre los productos artesanales de estas heladerías valencianas para disfrutar este verano

El ayuntamiento solo recibe dos alegaciones al cambio de nombre de 51 calles franquistas

El ayuntamiento solo recibe dos alegaciones al cambio de nombre de 51 calles franquistas

La Concejalía de Cultura asegura que primará el mandato de la Ley de la Memoria Histórica y...

València es la ciudad en la que más cuesta mantener un coche, con 3.000 euros anuales

València es la ciudad en la que más cuesta mantener un coche, con 3.000 euros anuales

El «cap i casal» cuenta con el impuesto de circulación más económico, pero el estacionamiento más...

Un tren de los ochenta para el centenario

Un tren de los ochenta para el centenario

Amigos del Ferrocarril organiza un viaje Madrid-València con un convoy de la «Movida»