24 de abril de 2015
24.04.2015
Feria

Una feria «outlet» provoca el descontento de los comerciantes «por no cumplir con la normativa»

La Unió Gremial llevará el caso por «competencia desleal» al Observatorio del Comercio el día 27 de abril

24.04.2015 | 00:23

Por octavo año consecutivo, Feria Valencia acoge el 'outlet' Stockcity!, una superficie de más de 8.000 metros cuadrados que contará con 250 espacios de productos de primeras marcas «con descuentos del 70%, 80% y 90%». El evento „que se celebra entre hoy y el domingo„ es ya una cita obligada para los aficionados a las gangas. Sin embargo, no agrada tanto a los comerciantes de la ciudad. Como en las siete ediciones anteriores, la Unió Gremial manifestó ayer su descontento ante una empresa «que no cumple con la normativa ni con sus obligaciones», en palabras de su presidente, Francesc Ferrer.

El motivo del enfado tiene mucho que ver con los carteles que publicitan el evento y que copan cada espacio libre «desde la Ribera hasta el Camp de Morvedre». «Se colocan los carteles indiscriminadamente, no se cumple con la normativa y esto supone un perjuicio desde el punto de vista económico, pero también en el aspecto social», explicó Ferrrer.

Fachadas, puertas, farolas y semáforos gritan los descuentos de las marcas que se podrán encontrar en Stockcity! No importa si las superficies corresponden a edificios públicos o privados, si forman parte del mobiliario urbano, ni si la normativa municipal permite pegar carteles, todo el mundo debe quedar enterado del evento.

Por un precio de dos euros, los visitantes podrán acceder al recinto donde encontrarán productos de moda, calzado, deportes, óptica, perfumería o decoración a precio reducido. Este año, como novedad, los compradores también podrán disfrutar de un espacio de animación y música, otro gastronómico y una zona infantil. El evento supone una pérdida de ventas importante para los pequeños comerciantes, pero lo que más les indigna es la indiferencia de las autoridades ante el incumplimiento de la normativa que prohibe pegar carteles.

«Desde el ayuntamiento nos han dicho que no es competencia suya, que es de la policía nacional», comenta el presidente de la Unió. «El año pasado tampoco nos hicieron caso». Sin embargo, la policía local «sí que ha abierto un expediente administrativo, aunque nos indican que nosotros no podemos denunciar, sino que deben hacerlo los propietarios de los edificios que tengan carteles».

Frente esta situación, la Unió Gremial acudirá el próximo 27 de abril al Observatorio del Comercio, «porque es un caso de competencia desleal». «Además seguiremos intentando denunciar donde sea», aseguró Ferrer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook