03 de agosto de 2015
03.08.2015
El «boom» de las películas al aire libre

Cine a la luz de las estrellas

Más de una decena de propuestas diferentes convierten a la ciudad en una enorme pantalla cinematográfica

03.08.2015 | 04:15
Cine al aire libre en la playa del Cabanyal.

No solo la ya clásica Filmoteca d´Estiu proyecta películas al aire libre, asociaciones de vecinos como las de Benimaclet, Velluters o Patraix también se han animado a ofrecerlo.

Los cines de verano pisan con fuerza este año en Valencia, y no solo mediante la iniciativa de empresas privadas, sino también gracias al impulso de asociaciones de vecinos como las de Velluters, Benimaclet o Patraix que durante el mes de julio han convertido sus barrios en una auténtica sala de cine, y el agosto recién estrenado no va a ser menos. Sin perjuicio de las salas de cine al uso, disfrutar del cine de verano tiene algo especial. Tal vez sea por eso de tener la luna como techo, por la compañía, por la brisa del mar a veces en la cara o por poder llevarse uno su propio bocata y refresco. O también, claro está, por el precio. Los hay gratuitos y de pago, pero estos últimos son mucho más baratos que una sesión normal en cualquier cine de la ciudad.

­­ La cita con más solera del cine de verano en la ciudad, la Filmoteca d´Estiu de Culturarts, ha empezado este fin de semana de la mano de la oscarizada Birdman. Por la pantalla que desde hace años se planta en los Jardines del Palau de la Música pasarán hasta el próximo 29 de agosto once películas diferentes. La calidad y el visionado en versión original son las señas de identidad de la Filmoteca. Magical Girl, Relatos Salvajes o La Isla Mínima son solo algunos de los títulos que podrán verse. También el viernes dio su pistoletazo de salida el Cine d´Estiu del Centro, destinado a un público algo «más erudito», ya que solo se proyectan films relacionados con la literatura y arte. El Gran Gatsby, Basquiat, Otelo o La Naranja Mecánica son algunos de los títulos que se podrán ver esta semana y hasta finales de mes de forma totalmente gratuita.

«Venimos aquí porque por menos de lo que cuesta una entrada en un cine normal vemos dos películas y encima podemos cenar», cuenta un joven poco antes de que Pixels empiece a proyectarse en la pantalla del Autocine Star. Desde los 70 lleva en pie y aunque abre todo el año el verano es su gran momento. Por seis euros se puede disfrutar de dos películas de estreno con la compañía de silla, nevera y mesa propia para cenar con total tranquilidad.

Por el mismo precio, aunque solo para una película, se puede disfrutar durante todo el mes a las 22:30 una película de estreno en la terraza del Flumen. Y para los que prefieran sentir la brisa del mar, el 13 de agosto el ciclo de cine en la playa de la Diputación de Valencia llegará a El Cabanyal con Río 2. Antes que estos, Espai Rambleta, el claustro de La Nau de la Universitat de València o el MuVim tuvieron noches de películas al aire libre. Y es que ver películas al aire libre vuelve a estar de moda en Valencia con este aluvión de propuestas para disfrutar del cine más callejero y más barato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook