06 de agosto de 2015
06.08.2015
Denuncia

Los hosteleros de la Marina Real niegan ser los responsables «de un botellón que nos perjudica»

Critican que el ayuntamiento no les haya recibido y ahora persiga unos locales «que son versátiles, pueden ser discotecas y solo funcionan en verano»

06.08.2015 | 04:15
Los hosteleros de la Marina Real niegan ser los responsables «de un botellón que nos perjudica»

«Lo que van a conseguir es que, al final, nadie quiera invertir en la Marina Real». Así han respondido los hosteleros que cuentan con restaurantes en la dársena del Puerto tras el anuncio del ayuntamiento de incrementar los controles de licencias, horario de cierre y contaminación acústica de los locales ante un botellón en la fachada marítima que, lejos de ir a menos, va a más.

Y es que el pasado martes, el concejal de Licencias, Carlos Galiana y la de Seguridad Ciudadana, Sandra Gómez, recibieron al director general en funciones de la Marina Real que les mostró su preocupación por las molestias que generaba un botellón que se ha incrementado en la zona desde que los restaurantes de la dársena tienen permiso para cerrar una hora y media más tarde (a las tres de la madrugada) y se convierten en discotecas cuando llegan las doce de la noche. Los hosteleros, por su parte, no tardaron en responder.

«Nos parece de vergüenza que se atrevan a decir que nosotros somos responsables del botellón, cuando a nosotros nos perjudica más que a nadie. Los coches bloquean el estacionamiento para nuestros clientes», aseguró ayer el portavoz de los hosteleros, José Ramón Fuster. Además, Fuster criticó que el ayuntamiento «aún no nos haya recibido y ya prevea medidas para ahogarnos aún más». «Estos locales están muertos el resto del año. Solo en verano podemos sacar partido a negocios que han contado con 2,5 millones de de inversión y no están funcionando. Son locales versátiles, que permiten ser restaurante y discoteca, que están al aire libre en un espacio único donde no molestas. ¿Qué problema hay? Cumplimos el horario y cumplimos la normativa. Lo único que van a conseguir con este tipo de actuaciones es que, al final, nadie quiera invertir en la Marina Real», explicó Fuster tras criticar que los gestores del Consorcio 2007 hayan hecho de este espacio «su coto particular para decidir quien molesta y quien no».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook