12 de septiembre de 2015
12.09.2015
Problemas de salud

Denuncian que un interno del CIE está incomunicado tras dos infartos cerebrales

La policía asegura que A. I., de origen marroquí, ha sido atendido dos veces por los médicos que no han considerado oportuno su traslado a un hospital

12.09.2015 | 04:15
Denuncian que un interno del CIE está incomunicado tras dos infartos cerebrales

A. I., un inmigrante de origen marroquí interno en el Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Zapadores, ha sufrido dos infartos cerebrales en las instalaciones de Valencia y permanece incomunicado y sin acudir a un hospital, según denunció ayer la ONG Valencia Acoge. Fuentes de la Policía Nacional, por su parte, confirmaron que el ciudadano requirió atención médica el pasado domingo, día del motín, y varios días después. En ambas ocasiones, el servicio sanitario consideró que no era necesario trasladarle a un hospital. Valencia Acoge denuncia que las autoridades han impedido a la familia visitarle y no dan información sobre su estado.

A. I., natural de Marruecos, de 40 años, llegó a España en 1996 y hasta que fue encerrado en el CIE residía junto a su pareja en Benicarló. Durante 8 años contó con permiso de trabajo y residencia, pero al quedarse en paro no sólo perdió su derecho constitucional al trabajo sino que no le renovaron los papeles para residir legalmente y, posteriormente, le quitaron la tarjeta médica.

El 14 de diciembre de 2013 su pareja encontró a A. I. caído en el suelo, sin habla y con las extremidades derechas paralizadas. En el servicio de Urgencias del Hospital de Vinaròs le diagnosticaron un accidente cerebrovascular isquémico (infarto cerebral), pero esto no fue impedimento para que obligaran a su pareja a firmar un compromiso de pago. A la semana le dieron el alta, aunque el médico que le atendió en el propio informe indicó que «no se le realizan todas las pruebas necesarias por no disponer de tarjeta sanitaria y no se le deriva a consultas externas por causas administrativas».

Tras contactar con organizaciones sociales en Valencia, se logró intermediar con el centro de salud para que la trabajadora social recurriera las facturas y recibiera atención del médico de cabecera. Finalmente, se le tramitó una tarjeta provisional para que le hicieran, sin facturar, las pruebas que precisaba. Recientemente, A. I. acudió a una asociación de Castelló para recibir apoyo en la búsqueda de empleo y en la regularización de su situación administrativa. Le derivaron a la comisaría de policía de Benicarló para solicitar un documento y el 3 de septiembre fue detenido en la comisaría cuando estaba realizando el trámite. Al día siguiente, la jueza determinó su internamiento en el CIE.
Desde entonces, sólo se sabe que A.I. fue víctima de los altercados ocurridos en la madrugada del 7 de septiembre en el CIE y no se dispone de información oficial sobre su estado de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook