15 de septiembre de 2015
15.09.2015

Las obras en San Vicente ponen a prueba al comercio

Las tiendas se quejan del ruido y el polvo, mientras las cafeterías esperan poder ampliar sus terrazas y lamentan la falta de coordinación

15.09.2015 | 16:54
Las obras en San Vicente ponen a prueba al comercio
Play
Vídeo: Levante TV
El cierre de la calle San Vicente y los desvíos sorprendieron ayer a muchos valencianos.

Las obras en la calle San Vicente pondrán a prueba durante los próximos cuatro meses la paciencia de los comerciantes, vecinos y hosteleros de esta arteria principal de la ciudad. Las obras, que contemplan tanto la ampliación de las aceras como la repavimentación de la calzada con asfalto fonoabsorvente, han sido acogidas de manera desigual por los afectados. Para las tiendas de ropa y complementos que abundan en la calle, las obras se traducen en «más polvo y ruido». Algunos auguran «un desastre» para la campaña navideña. Echan en falta mayor coordinación e información por parte del ayuntamiento, tal como se hizo en el barrio de Russafa.

Los hosteleros por su parte aseguran que se han encontrado sin previo aviso con las obras y lamentan que nadie les ha pedido opinión para minimizar los perjuicios al sector, por ejemplo, a la hora de habilitar pasos entre las vallas de la obra. Por otro lado, confían en que la mejora de la calle y la ampliación de aceras suponga la oportunidad de ampliar sus terrazas.

Las opiniones en todo caso están dividas. El dueño de un estanco que acaba de abrir en la calle San Vicente ve con buenos ojos la intervención porque en su negocio «todo lo que suponga aumentar el paso de peatones nos beneficia».

El nuevo ayuntamiento, gobernado por Compromís, PSPV y Valencia en Comú, ha puesto la directa en su propósito de reducir el tráfico y pacificar el centro histórico con medidas como el límite de velocidad a 30 kilómetros hora en todo el centro y la ampliación de aceras a costa de carriles de tráfico rodado en muchas calles.

Con la intervención en la calle San Vicente, una de las entradas a la plaza del Mercat, se espera reducir en un 30% el tráfico en la zona.

Precisamente, los vendedores del Mercado Central fueron los primeros en quejarse del «colapso» que estan provocando las obras y reclamaron que se habilite la paralela Barón de Cárcer en doble sentido para permitir el paso el mercado.

El proyecto de reurbanización de esta importante vía, entre Periodista Azzati y Padilla, cuenta con un presupuesto de 595.659 euros y tiene un plazo de duración de cuatro meses. La calle San Vicente se cortará por tramos. El tráfico rodado se estaba desviando ayer por la plaza del Ayuntamiento, la calle de la Sangre y Barón de Cárcer. El corte de esta transitada calle sorprendió ayer a muchos conductores, si bien no se registraron grandes atascos.

Tras la intervención quedarán dos (uno de ellos para el bus) en lugar de los tres actuales y anchos de acera de 5 metros, para la este, y 3,75 metros para la acera oeste.

El ayuntamiento también ha aprobado la segunda fase de remodelación de la calle San Vicente, con un presupuesto de 810.000 euros, que abarcará desde la esquina de Periodista Azzati hasta la plaza de San Agustín, cuya reurbanización será objeto de un proyecto posterior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook