17 de septiembre de 2015
17.09.2015
Servicio público

La grúa será "más amable", pero pide nuevas condiciones

Pavapark traslada su situación económica a la concejala tras la reducción de ingresos este año

17.09.2015 | 00:27
La grúa será "más amable", pero pide nuevas condiciones

La concejala de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, se reunió ayer con los responsables de la empresa Pavapark a los que trasladó la intención del consistorio de que el servicio de grúa que gestionan sea «más amable y percibido por los ciudadanos como un servicio público y no como un castigo». La nueva política del Ayuntamiento de Valencia persigue primero al concienciación frente a la sanción. Eso se ha traducido en los últimos meses en un descenso del número de multas y también del número de enganches, por lo que la previsión de ingresos de la contrata ha caído considerablemente.

Pavapark consiguió en marzo de 2014 un contrato por valor de 56 millones de euros, con una previsión de ingresos que se ajustaba a las políticas del anterior equipo de gobierno, más restrictivas que las actuales. El descenso de hasta un 35% en el número de enganches en los primeros meses de funcionamiento, ha puesto en alerta a la contrata.

«Ha sido una reunión cordial y productiva, en la que desde la Concejalía de Protección Ciudadana y desde la contrata nos hemos comprometido a estudiar las posibilidades de adaptar el servicio a los objetivos del consistorio, es decir de prestar un servicio en sintonía con las actuales propuestas de movilidad urbana y atención al ciudadano que se desean implantar», se limitó a informar Pavapark tras el encuentro.

La concejala, por su parte, admitió que en la reunión Pavapark explicó la situación económica por la que atraviesan y el ayuntamiento, con estos datos, «debe ahora conformar su posición jurídica y estudiar la situación. Nos faltaba información y ya disponemos de ella», dijo Sandra Gómez. «Lo que queremos es que la grúa se adapte a las necesidades reales de los ciudadanos», reiteró la regidora socialista.

Fuentes conocedoras de la negociación explican que Pavapark, debido al descenso previsto de los ingresos en los próximos meses, pedirá al consistorio una renegocación de las condiciones económicas para afrontar esta nueva etapa «más amable» con la ciudadanía. La predisposición para dialogar es total.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook