17 de septiembre de 2015
17.09.2015
Impuestos

Ribó baja los impuestos a las casas y coches ecológicos y penaliza a los grandes locales

Las viviendas con energía solar pagarán un 50% menos de IBI y los coches eléctricos serán bonificados con el 75%

17.09.2015 | 08:39
Ribó baja los impuestos a las casas y coches ecológicos y penaliza a los grandes locales

El Ayuntamiento de Valencia aprobará hoy en una Junta de Gobierno extraordinaria una tabla de impuestos municipales que premia la utilización de energías limpias y penaliza a los grandes establecimientos industriales y comerciales. «El ?vecino tipo? no tiene que tener ninguna preocupación», dijo el alcalde Joan Ribó, porque «sus impuestos son los mismos que el año anterior o le bajarán ligeramente».

Ribó, que compareció ayer en rueda de prensa junto al concejal de Hacienda, Ramón Vilar, para presentar las nuevas ordenanzas fiscales, recordó que ésta será la primera revisión global de los impuestos de la ciudad desde los años ochenta. Han querido, además, hacer un documento comprensible para la gente normal, que «pueda entender todo el mundo sin necesidad de ser especialista». «Yo mismo a veces me pierdo», dijo.

En cuanto a los contenidos, su intención es doble, congelar los impuestos generales para la inmensa mayoría de los valencianos y modificar algunos de ellos atendiendo a la protección del medio ambiente , el fomento del empleo y la equidad tributaria.

En esa línea, Ribó anunció una bonificación del 50% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las viviendas que utilicen energía solar a través de sus propios paneles fotovoltaicas. «Lógicamente, no tendrán que desconectarte de Iberdrola porque eso no es posible, pero sí abastecerse, aunque sea parcialmente, bien de forma individualizada o bien de forma comunitaria», explicó el alcalde.

Por contra, se incrementará el tipo impositivo del 0,806 hasta el 1,10 a los grandes edificios comerciales, hosteleros, industriales, deportivos, de aparcamientos y singulares. El incremento variará según el valor catastral y siempre a partir de 250.000 euros, de manera que se verán afectados, por ejemplo, las grandes superficies comerciales, los supermercados, las industrias o los estadios de fútbol.

Quedan excluidos de este gravamen los edificios de uso residencial, sanitario (hospitales), de beneficencia y culturales (colegios, museos etc.).

Joan Ribó explicó que esta medida intenta proteger al pequeño comercio y ya se utiliza en todas las grandes ciudades de España, por lo que «no debe sorprender» a algunas cadenas comerciales que ya tienen establecimientos en esos puntos, en referencia a las firmas de distribución alimentaria y comercial.



También serán penalizados en el IBI las familias numerosas que a partir de ahora compren o construyan viviendas con un valor catastral superior a los 60.000 euros. Se rebajan las bonificaciones tanto para las de tres hijos como las de cuatro o más.

En su conjunto, no obstante, el IBI seguirá congelado como en años anteriores. Aunque el Gobierno central obliga a subirlo un 10%, el consistorio ha decidido bajar del 0,886 al 0,806 el tipo aplicable en Valencia, lo que deja igual el recibo final. Entre unas cosas y otras se espera recaudar 12 millones más que en el presente ejercicio.

Los vehículos

Con esta misma filosofía se aborda el segundo impuesto municipal en importancia, que es el de vehículos. Para los coches eléctricos e híbridos se rebajará un 75% el recibo anual. Además, se reducirá un 30% la cuota de los vehículos que consuman gasolina sin plomo y no superen la emisión de 100 gramos de CO2 por kilómetro, es decir, «coches pequeños de gasolina como un ford fiesta, por ejemplo».

La idea es primar a este tipo de coches frente al diesel, cuyas partículas «influyen en las enfermedades cardiovasculares», y los grandes vehículos. Precisamente, para los coches de más de 16 caballos fiscales y las motos de más de 500 centímetros cúbicos habrá un incremento del impuesto de entre el 2 y el 4 por ciento.

Con todo ello se esperan recaudar 120.000 eros más que en ejercicios anteriores.

Fuera de estos dos grandes impuestos, el ayuntamiento ha previsto también modificaciones en algunas tasas de menor calado económico pero de mayor repercusión social. Así, por ejemplo, se reducirá un 10% la tasa de mercados y mercadillos, una medida con la que se trata de fomentar también el comercio de proximidad.

Así mismo, se eliminarán las tasas por el rodaje de anuncios, series o películas en la ciudad, pues «es una manera interesante de potenciar la economía local, el turismo y la imagen» de la ciudad.

Y finalmente, se subirá un 33% la tasa que pagan los cajeros automáticos de los bancos. Se aplicará a las tres categorías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook