18 de septiembre de 2015
18.09.2015

Los empresarios lamentan la "subida de impuestos"

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, asegura que lo que necesitan los ciudadanos de Valencia «son administraciones más austeras»

18.09.2015 | 01:51

La Ordenanza Fiscal aprobada ayer por la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Valencia no ha sentado bien a los empresarios valencianos. Apenas 24 horas después de que Joan Ribó pidiera confianza a los líderes empresariales de la Comunitat Valenciana, el alcalde desgranó una «subida de impuestos» que no es de su agrado. A día de hoy, dicen, «lo que necesitamos son administraciones más austeras».
Quien dio la voz de alarma fue el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, instantes antes de reunirse, además, con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. Concretamente, se refirió al anuncio realizado el miércoles por Joan Ribó de incrementar un 33% la tasa que se aplica a los bancos por los cajeros automáticos y de bonificar el impuesto de actividades económicas en algunas zonas de la ciudad, salvo a la banca, el transporte y el sector de los seguros.

«Esta subida de impuestos afecta a las empresas, no sólo a las entidades financieras, y todo lo que sea subir impuestos, como hemos recordado al Ministerio de Hacienda, nos perjudica. Hemos atravesado años críticos, lo que necesitamos son administraciones más austeras, no que trasladen a empresas y ciudadanos las cargas impositivas», agregó Navarro.

Entre tanto, el Ayuntamiento daba su aprobación a la nueva ordenanza fiscal para 2016. El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, explicó que dichas ordenanzas igualarán el IBI de la ciudad con el de las grandes capitales como Madrid, Barcelona, Zaragoza y Sevilla. De hecho, dijo, se introducirán los mismos coeficientes para las actividades comerciales de muy alto valor catastral, lo cual afectará a menos del cuatro por ciento de la actividad comercial de la ciudad.

Por contra, Vilar recordó que quedarán exentos de esta medida la totalidad de los pequeños y medianos comercios, que verán congelados sus recibos del IBI en 2016. Las Ordenanzas Fiscales se han elaborado, explicó, con un hilo conductor transversal, tendente a incentivar la actividad económica y la sostenibilidad.

En concreto, destacan las bonificaciones que llegan hasta el 50% para la eficiencia energética en las viviendas, para vehículos poco contaminantes o la rehabilitación de viviendas por parte de ciudadanos y empresas. En esta línea resalta la rebaja del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) en El Cabanyal, que era donde los empresarios censuraban que se hubieran quedado fuera la banca o los seguros.

Por otro lado, Vilar anunció que solicitará al Ministerio de Hacienda que ratifique que la «competencia sobre la inspección del IAE es del municipio de Valencia», como reclama el nuevo equipo de Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook