25 de septiembre de 2015
25.09.2015
Tribuna

Gestión eficiente de la energía en aguas de Valencia

La eficiencia en la gestión del ciclo integral del agua evita la emisión a la atmósfera de más de 4.000 toneladas de CO2

25.09.2015 | 00:54

Desde sus orígenes como empresa y ya cuenta con 125 años de vida, el Grupo Aguas de Valencia se ha caracterizado por la mejora continua en la prestación del servicio de agua potable a los usuarios que atiende. La mejora (tal cual, en el título de la compañía en un tiempo cuando se denominaba «Sociedad de Aguas Potables y Mejoras de Valencia») es el marchamo diferenciador de su trabajo, entendido como el racional manejo de los recursos que los ciudadanos le han confiado. Pero también por apostar a lo largo de esos años por el uso de los procedimientos y equipos más novedosos que, en todo momento, la tecnología ha puesto a disposición del sector. En la gestión de los recursos naturales confiados por la sociedad, de tanta relevancia (agua y energía) la empresa está incorporando modernas tecnologías para implantar las herramientas de eficiencia hidráulica y energética en todos sus abastecimientos e incluso exportar dicha tecnología a otros clientes externos que lo demanden.

El agua que necesitamos para nuestra vida cotidiana y con la que producimos alimentos, es necesario trasladarla desde las fuentes naturales. Y además, hay que tratarla y desinfectarla para hacerla potable. Sin olvidar que tras su uso, corresponde depurarla para preservar los cauces naturales. Para ello, se necesita energía y aunque históricamente se ha recurrido a la gravedad como fuente primaria para su transporte (acueductos) hoy día, se recurre a la energía eléctrica para accionar las bombas. Y se usa mucha electricidad para esos menesteres.

La eficiencia, «hacer más con menos» preside el arranque del siglo XXI y constituye un horizonte que orienta las políticas europeas, convertida en objetivo estratégico que el paso del tiempo le otorga una importancia creciente, por su impacto directo en el medio ambiente y en la economía. En el último año, el Grupo Aguas de Valencia, gracias a su política de mejora de la eficiencia en la gestión del ciclo integral del agua logró un ahorro de 22 millones de kWh; evitando la emisión a la atmósfera de más de 4.000 toneladas de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero.¿Y cómo se ha conseguido? Pues con convencimiento, método y trabajo a partes iguales.

Convencimiento y método. El compromiso de la organización se evidencia en ser pioneros en el sector en la implantación y certificación de un Sistema de Gestión Energética basado en la norma ISO 50.001. Con ello los responsables hacen de la eficiencia una prioridad, como un asunto global de todas las unidades operativas, impregnando las nuevas inversiones y el mantenimiento programado del sentido de la misma. Trabajo. Lo primero que hace la compañía es diagnosticar el estado de partida y evaluar el margen de mejora razonable. Previamente a la implantación de un sistema de Gestión en una instalación, se realiza siempre una exhaustiva y sistemática Auditoría Energética, que aporta mucho valor añadido para la compañía. En ella se hace un mapa detallado de los consumos energéticos para identificar y caracterizar los focos y localizar los elementos críticos ineficaces.

De ese diagnóstico del desempeño energético, surgen acciones de mejora. Tras su análisis se concretan en acciones de modificación, sustitución o reposición por equipos modernos o más aptos, apostando donde se justifique, por el uso de energías renovables (solar fotovoltaica) o recuperadores (micro turbinas hidráulicas). Herramientas que ayudan. En las instalaciones de producción y distribución de agua potable los grupos de bombeo son, con mucho, los que más energía eléctrica consumen. Es una obviedad que tener los equipos en perfecto estado de funcionamiento es condición necesaria para minimizar los consumos de energía. Y la primera de las herramientas que ayudan son los Sistemas que permiten programar el mantenimiento y asignar al personal especializado a esas tareas. Con las gamas específicas a cada clase de equipo, se planifican las tareas que abarcan la predicción, la prevención así como la corrección.

Herramienta de optimización en tiempo real de la producción. En la actualidad el Grupo Aguas de Valencia, está llevando a cabo la implantación de herramientas propias para la optimización en tiempo real de los sistemas de producción de agua potable. Si bien está orientado al ahorro económico en las operaciones de elevación, transporte, almacenamiento y distribución de agua en alta para cualquier abastecimiento, en la toma de decisiones y en todo momento, serán condicionantes prioritarios, garantizar el servicio y la calidad del agua suministrada.

Estos desarrollos propios, integran y aprovechan herramientas que ya se vienen utilizando. Unas estiman con anticipación, la previsión de las demandas de agua potable que se van a dar en cada zona y cada hora. Otra ya también en uso, facilita con antelación de los precios de la energía eléctrica negociados en la compra para esa jornada. Y a todo esto, añadiendo las utilidades del mantenimiento que indican con qué equipos aptos se puede contar, que no están en mantenimiento programado, se determina la estrategia de operación más conveniente, hora a hora, para esas estaciones de bombeo. Claro, a medida que los sistemas son más complejos, las variables de decisión y las restricciones que modelizan el sistema real aumentan y en algunos casos deben utilizarse técnicas multi – objetivo para asegurar, siempre, el servicio y la calidad del agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook